Puede que una persona menor de edad no tenga la capacidad de entener las cuestiones médicas de una epidemia, pero un estudio reciente demostró que niños, niñas y adolescentes son los más afectados por el encierro que supone la cuarentena por el coronavirus Covid-19. A la incertidumbre y la prohibición de salir a la calle se le suma la percepción del estado de ánimo que tienen los adultos del hogar y la falta de la rutina conocida, incluidas las clases.