El miércoles la Defensoría del Pueblo de Perú advirtió que “es inminente la imposibilidad de atención” en los hospitales de Lima y El Callao porque se encuentran bajo una “inmensa presión” por la cantidad de enfermos de coronavirus y la escasez de recursos.