Tras la decisión de la gobernación de Mendoza, Salta se sumó a la medida y habilitaron la posibilidad de realizar reuniones familiares y sociales en medio de la cuarentena por la pandemia de coronavirus.