El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció este jueves que promulgará una ley con una ayuda de 10.200 millones de dólares para enfrentar los efectos del coronavirus pero vetará el aumento que preveía para los empleados públicos, cuyos salarios quedarán congelados hasta 2022.