La Argentina prorrogó otros 10 días el plazo de negociación con los acreedores y avanza hacia un default temporal que le permitirá seguir negociando de modo de llegar a un acuerdo en los próximos días que le permita al país salir de la situación de cesación de pagos y finalmente poder retomar, una vez resuelta la crisis dela deuda, la senda del crecimiento.