-

-

Brasil: desbaratan red de "fake news" vinculada a Bolsonaro

27 de mayo de 2020

La Justicia de Brasil inició una batalla contra la "oficina del odio" desde donde salen la propaganda y las "fake news" creadas por aliados del Presidente.

El juez del Supremo Tribunal Federal de Brasil, Alexandre de Moraes, ordenó este miércoles 29 allanamientos en el marco de una investigación sobre una supuesta asociación ilícita de magnates cercanos al presidente Jair Bolsonaro que estaría dedicada a producir propaganda y "fake news" que beneficien al mandatario.

Los allanamientos fueron ejecutados por la Policía Federal en domicilios de amigos de Jair Bolsonaro que forman parte de los medios de la ultraderecha brasileña, por lo que los hijos del mandatario calificaron la medida de "inconstitucional" y "dictatorial".

Aunque el fiscal general, Augusto Aras, se opuso a la investigación y busca anularla, Moraes fue contundente en su orden de allanamiento, en la que estableció que "las pruebas recogidas y las pericias apuntaron a la existencia de una asociación criminal dedicada a la diseminación de noticias falsas, ataques a personas, autoridades e instituciones, como el supremo tribunal, con contenido de odio, subversión del orden e incentivo al quiebre de la institucionalidad democrática".

La asociación ilícita a la que hizo referencia Moraes es conocida como la "oficina del odio" en Brasil, desde donde salen los mensajes que ensalzan la figura de Jair Bolsonaro y las "fake news", o noticias falsas, que manchan la reputación de sus adversarios políticos.

Seis diputados federales bolsonaristas serán llamados a declarar por Moraes tras el allanamiento en Brasilia de la oficina de Terça Livre (Martes Libre), el portal del bloguero estrella de la extrema derecha, Allan dos Santos, aliado de Carlos y Eduardo Bolsonaro, hijos del Presidente.

Los implicados son Carla Zambelli, Bia Kicis, Daniel Silveira, Filipe Barros, Junior de Amaral y Luiz Phillipe Orleans e Bragança, descendiente de la familia real brasileña que gobernó hasta 1889.

Moraes quebró el secreto fiscal y bancario desde 2018 -año en que Jair Bolsonaro encabezó con éxito su primera campaña presidencial- de empresarios bolsonaristas como Luciano Hang, el excéntrico magnate dueño de una cadena de productos importados llamada Havan, famosa por tener la Estatua de la Libertad como símbolo de sus tiendas.

También accedió a los registros del dueño de la cadena de gimnasios de bajo costo SmartFit, Edgar Corona, el militar Winston Rodrigues Lima y el humorista Reynaldo Bianchi, conocido por su personaje "Hurry Fucker", una suerte de Harry Potter fascista.

Fuentes en Brasil afirmaron que la filial local del ex asesor de Donald Trump Steve Bannon, uno de los hombres que estuvo detrás de la maquinaria de fake news de la campaña del actual Presidente de los Estados Unidos, estaba representada por estos aliados de Bolsonaro.

El periódito Folha de Sao Paulo publicó que Jair Bolsonaro teme que su hijo Carlos, concejal de Río de Janeiro y estratega de las redes sociales, sea el próximo blanco de los allanamientos de la corte.

"Esta investigación es inconstitucional, política y ideológica", sentenció Carlos Bolsonaro, a quien se le atribuye haber montado en el Palacio del Planalto la llamada "oficina del odio".

Por su parte Eduardo Bolsonaro, diputado y otro de los hijos del mandatario, acusó en Twitter al juez Moraes de actuar de forma "dictatorial" contra sus aliados.

"Los que creían que Brasil tendría medidas autoritarias a partir de las elecciones de 2018 acertaron, pero no contaban con que la orden dictatorial no vendría del presidente que ellos tanto acusan de dictador", denunció el joven Bolsonaro.

Temas