27 de mayo de 2020

Se trata del ex ministro de Jair Bolsonaro que como juez encarceló a Lula Da Silva, principal candidato a presidente de Brasil. Expondría en la UBA.

El anuncio de una jornada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) que contaría con la presencia de Sérgio Moro generó amplio repudio entre políticos y académicos. Es quien en su época como juez mandó a la cárcel al principal candidato presidencial Luiz Inácio Lula Da Silva y hasta hace poco ministro de Justicia de Jair Bolsonaro. Finalmente, la iniciativa fue descartada.

Marisa Herrera on Twitter

Se trataba de una jornada vía Zoom programada para el 10 de junio, parte del simposio "Combate contra la corrupción, democracia y estado de derecho" organizado por la Facultad de Derecho de la UBA. Entre quienes rechazan la presencia del ex funcionario de Jair Bolsonaro, recordaron que "Sérgio Moro fue artífice y ejecutor de la persecución judicial contra el ex presidente Luiz Ignacio Lula Da Silva a través de la cual se lo imposibilitó presentarse a elecciones" en el marco de la investigación del Lava Jato.

Quienes promovieron la recolección de firmas contra la participación de Sérgio Moro en el coloquio de la Facultad de Derecho de la UBA expresaron que, con su presencia en el gabinete de Jair Bolsonaro, el ex juez demostró "su absoluta parcialidad para con quien había juzgado previamente", y que el gobierno de Brasil "es reconocido por violentar y atacar los derechos de las minorías étnicas, sexuales, religiosas, los derechos de las mujeres, y por fomentar el odio y la discriminación como una herramienta política".

Sérgio Moro

También agregaron que " Sérgio Moro es símbolo de la peor cara del Poder Judicial en las naciones latinoamericanas, siendo un engranaje fundamental del 'Lawfare', o guerra judicial contra líderes políticos de la región", por lo cual rechazan "su presencia en cualquier actividad organizada por cualquier casa de estudios y solicitamos a la Facultad de Derecho que revea la actividad".

Sérgio Moro fue ministro de Justicia de Jair Bolsonaro desde la asunción del actual presidente de Brasil, el 1 de enero de 2019, y dejó su cargo a finales de abril, peleado con el mandatario y denunciándolo por querer interferir en la Policía Federal, que investiga a dos de sus hijos.

Temas