-

-

Los Ángeles: decretaron toque de queda tras otra noche de caos y protestas por el asesinato de George Floyd

31 de mayo de 2020

Hubo saqueos, batallas campales, patrulleros quemados o vandalizados y masivas protestas tras el asesinato de George Floyd en Minesota a manos policiales.

El gobierno de Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos, declaró el toque de queda y convocó a la Guardia Nacional por los disturbios, saqueos y protestas contra la violencia policial, los más importantes desde 1992, provocados por el asesinato de George Floyd en Minesota.

Patrullero quemado en Los Ángeles

Ariella Plachta

Desde la noche del viernes, el centro de la ciudad fue la sede de los conflictos, con patrulleros quemados, calles y rutas bloqueadas y ventanas rotas, durante las protestas contra la violencia policial desencadenadas por el crimen del ciudadano afroamericano.

El sábado los disturbios se propagaron a otras zonas como Beverly Hills y West Hollywood, donde se dieron escenas de saqueos y batallas campales.

Ante ese panorama, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, declaró un toque de queda para toda la localidad que se extendió hasta la mañana de este domingo y llamó, según medios de comunicación locales, a que las autoridades de California desplieguen efectivos de la Guardia Nacional.

Los Ángeles - Protestas - Racismo

Otras capitales estadounidenses como Atlanta (Georgia), Filadelfia (Pennsylvania) y Portland (Oregon) impusieron medidas similares, pero en el caso de Los Ángeles hace temer que se repita la situación ocurrida en 1992.

En ese año, otro crimen policial, en ese oportunidad el de Rodney King, desembocó en violentos disturbios y enfrentamientos con la policía que terminaron con más de 50 muertos y 2.000 heridos.

Los Ángeles - Protestas - Racismo
TCS Noticias

TCS Noticias

El alcalde señaló que la ola de protestas y la pandemia del coronavirus representan "el momento más fuerte que ha experimentado como residente de Los Ángeles desde los disturbios de 1992

Estados Unidos es desde el lunes pasado escenario de una ola de protestas por el asesinato de George Floyd, un hombre afroamericano, que murió asfixiado a manos de policías tras ser detenido en Mineápolis (Minesota).