Por: Sol Quiroga Álvarez
02 de junio de 2020

Varios comercios de Palermo amanecieron este martes con los medidores de luz destrozados, cables cortados y persianas forzadas. Comerciantes reclaman seguridad.

Los comerciantes de los outlet de Avenida Córdoba y alrededores, en el barrio porteño de Palermo, fueron víctimas en las últimas horas de varios intentos de robo que tenían como modus operandi romper los medidores de luz para afectar las las cámaras de seguridad y las alarmas y, tras ello, entrar a desvalijarlos aprovechando el cierre de los comercios desde hace más de 2 meses a causa de la cuarentena.

Silvina tiene un local ubicado en Loyola 690, casi esquina Burruchaga. “Cuando llegamos hoy nos encontramos sin luz. Todo esto es una zona de comercios outlet de muchísimas marcas. En un principio, pensamos que era una cuestión nuestra, al estar todos los comercios cerrados y al haber pocos vecinos se nos dificultaba bastante darnos cuenta qué era lo que pasaba”, sostuvo la mujer en diálogo con minutouno.com.

“En ese momento, visualizamos que el medidor de la calle estaba reventado. Rompieron la puerta de plástico de los medidores que coloca Edesur, y cuando nos acercamos vimos que estaban todos los cables pelados. Se llevaron hasta los fusibles creyendo que eso interfería con la alarma, incluso cortaron los cables de la conexión de luz del local que tenga relación con las cámaras de seguridad y para hacer sonar la alarma”, detalla Silvina.

Para lograr dilucidar qué fue lo que sucedió llamaron al seguro y “ellos detectaron que esto se hizo alrededor de las 23 del día lunes. Lo que nos llama la atención es que quien lo hizo fue con una escalera, y tuvieron todo el tiempo. Esto nos empezó a preocupar y pensamos qué raro que no quisieron ingresar”.

locales córboba loyola

Pero la sorpresa se la llevaron cuando llamaron a la policía: “Cuando llegó el patrullero, tomaron nota en una libretita y dijeron que no nos podían tomar declaración sino estaba la denuncia, y que por el tema del Covid-19 estaban ocupados en casos más importantes”.

“Como no había sucedido nada y no habían robaron, que solo estaba rota la iluminación, nos dijeron que llamemos a Edesur para que lo repare”, sostiene la comerciante.

Consultada por la seguridad en la zona y si otros locales habían sufrido este tipo de agresión, la mujer nos contó que los comercios dañados "son unos 6 o 7", todos ubicados sobre la calle Gurruchaga. "Nosotros somos Cerro Urbano que es un comercio multimarca que estamos hace muchísimos años en esta zona”, describe y añade que “cuando vieron que estaba Edesur trabajando se acercaron varios comerciantes porque les había pasado exactamente lo mismo”.

“Aparentemente es como un grupo comando que pasa, rompe todos los medidores y luego intentan robar, no se entiende bien la finalidad, algunos locales intentaron forzar las persianas pero no ingresaron. La zona no tiene policía desde hace mucho tiempo, incluso antes del Covid-19 sufrimos muchísimos robos”, explica Silvina.

Todos los comerciantes de la zona de oulets de Avenida Córdoba y alrededores sostienen que está desolada. “Nosotros estamos reclamando que haya seguridad porque es un ámbito de comercios muy importante, dónde la gran mayoría están cerrados porque son de calzado e indumentaria”, concluye.

Temas