-

-

-

Otra batalla por el dólar: importación sí, fuga no

Por: Andrés Lerner
12 de junio de 2020

Empresarios piden más dólares para insumos o bienes de consumo, pero sospechan que la intención es hacerse de billetes baratos para fugarlos.

En medio del debate por la expropiación de la empresa Vicentin, sospechada de lavar dinero y fugar capitales, se juega otro partido importante en la arena económica: las regulaciones al mercado de cambios para importadores. En la última semana distintos sectores del empresariado elevaron el tono de las críticas hacia el Gobierno alegando dificultades para fabricar. Desde el oficialismo creen que esos dólares no los quieren para producir sino para fugar.

La Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA) envió una carta al presidente del Banco Central, Miguel Pesce, en la que solicita medidas de flexibilización de la normativa vigente, para acceder más fácilmente a dólares. En este sentido, piden “ no tener limitaciones para el pago de servicios asociados al comercio exterior como fletes, seguros; poder cancelar servicios de deuda con firmas vinculadas de acuerdo con los plazos establecidos y poder hacer pagos anticipados de importaciones sin limitaciones”.

Esos cuestionamientos también alcanzaron al Ministerio de Producción. Algunos empresarios llegaron a decir que “ni siquiera en la época del cepo del Cristina, la situación fue tan extrema”, y de manera insólita resaltaron las antiguamente cuestionadas Declaraciones Juradas Anticipadas de importación.

Desde la Secretaría de Industria aportaron los datos del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI), y estos revelan que la ejecución de las mismas se encuentra al día y no hay reclamos formales presentados. A la fecha están aprobadas el 91% de las autorizaciones de importación solicitadas por esta vía, incluidas las de la industria automotriz. El sistema también refleja que el 80% de las autorizaciones se concretan en un plazo promedio de 48 horas.

A pesar de que las proyecciones y aprobaciones se hicieron en el año 2019, antes de tomar conocimiento de la pandemia, los datos oficiales muestran que la mayoría de las automotrices se encuentra importando a término, haciendo uso de las divisas a precio oficial dentro de lo previsto.

Llama la atención el caso de una de las firmas más reconocidas del sector que alzó la voz contra las medidas del Banco Central en los últimos días. En medio de la crisis, logró superar las expectativas trazadas previamente y para el 30 de mayo ya tenía importado el 99% de su cupo. Esa acelaración se da incluso cuando las ventas se desplomaron a tal punto que según la Asociacion de Concesionarios de Automotores de la República Argentina, el stock paralizado representa la venta de cómo mínimo tres meses, para las marcas de mayor rotación, pero de hasta doce meses para las que tienen menos salida.

Funcionarios de la Secretaría de Industria sospechan que la presión empresarial apuntaría a obtener más dólares a precio oficial para poder girarlos al exterior y no para aumentar la producción. “Si quieren importar más que usen la que fugaron”, dijo un funcionario a minutouno.com.

En esta línea, cabe destacar que según la investigación publicada por El Cohete a la luna, las empresas del sector automotriz encabezaron la formación de activos en el exterior durante los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri.

Otro sector que alzó la voz contra las medidas oficiales fue el agropecuario cuyo aporte de divisas en la pandemia fue escueto en relación a lo producido. Entre enero y mayo de 2020 ingresaron un 23% menos de dólares con respecto al mismo período 2019 a pesar de que la cosecha fue superior. Solo en mayo de este año cayó un 30% la liquidación de manera interanual.

En este caso, los ojos del Gobierno estarán puestos en las maniobras fraudulentas. Por ejemplo, Vicentin Paraguay declaró exportaciones por 200 millones de dólares durante el 2019 a pesar de que esa firma cuenta con solo seis empleados. La sospecha es que la maniobra de la firma intervenida era bajar un barco cerealero vacío con bandera paraguaya en Argentina, cargarlo, y seguir su recorrido con bandera paraguaya, quedando la exportación registrada en el país vecino.

En este contexto, no descartan que la maniobra se haya replicado en otras empresas del sector y trabajan en controles más estrictos para evitar maniobras que dejen divisas por fuera del circuito oficial.

Aún así, durante las últimas horas el Banco Central aumentó el monto de acceso directo para pequeñas y medianas empresas, impuso condiciones menos estrictas para la tenencia de dólares depositados en el exterior y una vía libre de insumos para el campo y medicinales, según informó hoy la autoridad monetaria en un comunicado.