-

-

-

-

Ni médicos ni supermercadistas: la única profesión que no perdió económicamente ante la pandemia

13 de junio de 2020

La demanda de programadores es alta en medio de la crisis por el coronavirus. Los salarios están 40% por encima del promedio del mercado de trabajo.

Los programadores son una profesión que crece en nuestro país y en el mundo. Pese a la crisis que se desató por la pandemia del coronavirus, la demanda de trabajo para el sector sigue siendo alta y los salarios que perciben están muy por encima que el promedio del mercado laboral. El mínimo es superior a la canasta básica, que está en 45.000 pesos para una familia tipo.

El titular de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (Cessi), Sergio Candelo, afirmó que el sector tecnológico es clave para el desarrollo de la economía argentina.

Candelo dijo que la industria del software es el "aceite del motor" de la reactivación económica. y destacó la importancia de la ley de economía del conocimiento que la Cámara de Diputados tiene previsto tratar esta semana.

El presidente de la Cessi aseguró que en un futuro no lejano se pasará de "Mi hijo el doctor, a mi hije programador", respecto a un cambio de paradigma respecto de la frase de época registrada por la obra de Florencio Sanchez a principios del siglo pasado.

"La tecnología tiene cada vez más impacto en la economía. En otro contexto, la demanda mundial de talento es casi infinita. Ahora con la pandemia, puede haber más desempleo pero es coyuntural", aseguró en una entrevista con Telam.

Además, reveló que hoy son 115.000 programadores en el país y la proyección para el 2030 es llegar a 500.000. "Podríamos ser un millón y tener muchas empresas trabajando con argentinos o en la Argentina", afirmó .

Respecto a los salarios, Candelo dijo que se paga 40% más que el promedio de la economía y que el salario mínimo de un programador está por encima de la canasta básica.

"Esta actividad saca a la gente de la pobreza, es inclusivo, es federal. Lo que falta es capacitación", explicó.

Según Candelo, el sector antes de la pandemia estaba pensando en ser uno de los pilares de la economía argentina, con exportaciones por US$10.000 millones y un producido por US$20.000 millones. A partir de la pandemia, "la tecnología pasa a tener una importancia mayor. Hoy trabajás desde tu casa, tenés reuniones virtuales. Nuestra industria es el aceite que lubrica el motor".

¿Las empresas de tecnología también ganaron en medio de la pandemia?

Acá, la situación en bien diferente a la de los programadores en particular. El 91% de las firmas que se dedican a la actividad tienen problemas, según Candelo. "Este sector necesitaba ayuda y el Gobierno pensaba que nosotros no teníamos problemas. Por ejemplo quedábamos afuera de los ATP, porque calculaban sobre la facturación del año anterior y sin caída en la facturación no te dan el beneficio. El grueso de las empresas del sector tenían aumento nominal de facturación pero por debajo de la inflación. Los sueldos tuvieron aumentos fuertes y la facturación subió hasta un 20%".