-

-

Vicentin en la dictadura: "Había alcahuetes y si eras negro, peronista y pobre, cagabas"

Por: Martina Garbarz
04 de julio de 2020

Obreros de la agroexportadora fueron víctimas de la última dictadura cívico, eclesiástica y militar. "Los empresarios cooperaron con nosotros", supo decir Videla.

Declaraciones de ex trabajadores de Vicentin dan lugar a la reapertura del segundo tramo de una causa que investiga delitos de lesa humanidad en la zona de Reconquista. Al menos veinte obreros fueron víctimas de la represión y catorce de ellos eran delegados gremiales durante la última dictadura cívico, eclesiástica y militar. La mayoría estuvieron detenidos ilegalmente en la Base Aérea de Reconquista, en la Guardia de Infantería o en la cárcel de Coronda. En 2013 el Tribunal Oral Federal de Santa Fe condenó a los represores Danilo Sambuelli y Jorge Alberto Benítez, ambos de la Fuerza Aérea, y a los policías Carlos Nickisch, Horacio Machuca, Rubén Molina, Arnaldo Neumann y Eduardo Luque a penas de entre veintiún y siete años de prisión. Todavía falta determinar la responsabilidad civil de Vicentin en la represión ilegal, que hasta ahora no fue nombrada excepto por lo trabajadores que denuncian haber sido secuestrados.

La responsabilidad civil no es sinónimo de complicidad. La participación de la aceitera en el ciclo represivo radicó en el aporte de información privada de los trabajadores, secuestros, despidos de obreros activistas, listas de identificación; operativos de inteligencia que incluían agentes infiltrados, itinerarios de tránsito y aportes económicos a las fuerzas represivas. “Eran las nueve de la mañana de enero de 1976, estaba trabajando en la sala de máquinas para poner en marcha la campaña de algodón. Unas personas de civil me llevaron a una oficina donde me labraron un acta de detención y me dijeron que a partir de ese momento estaba a disposición del Poder Ejecutivo. Afuera había un señor vestido de verde y un chofer de la policía de Avellaneda” dijo Oscar "Cacho" Zarza ex integrante de la comisión gremial interna de Vicentin. Su primera detención duró diez días y sospecha haber estado en la Base Aérea de Reconquista. “En esas detenciones sólo había gente que podía estar vinculada a la actividad social o gremial. Estábamos todos golpeados y lastimados, pero por lo menos vivos. Un día nos encapucharon y subieron a un vehículo. Cuando el micro frenó nos quitaron las esposas, nos sacamos la capucha nos dijeron que no miremos para atrás. Estábamos en la terminal de Santa Fe” agregó.

Jorge Rafael Videla
Jorge Rafael Videla

Jorge Rafael Videla

Luego de la renuncia de Richard Nixon por el escándalo Watergate, el sureño Jimmy Carter venció a su oponente Gerald Ford del Partido Republicano en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. El mismo día detuvieron por segunda vez a Zarza. Era martes y recién había vuelto de la fábrica. Lo llevaron a un calabozo en un sitio que no pudo identificar, posteriormente fue trasladado a la Guardia de Infantería Reforzada de Santa Fe y después a la cárcel de Coronda donde estuvo detenido hasta la navidad de 1978. “Los empresarios también colaboraron y cooperaron con nosotros. Incluso nuestro ministro de Economía de entonces, Alfredo Martínez de Hoz, era un hombre conocido de la comunidad de empresarios de Argentina y había un buen entendimiento y contacto. Hubo algún roce, claro, como suele suceder, porque cada uno defiende sus intereses siempre. Pero, en general, fue una buena relación” comentó Jorge Rafael Videla en una entrevista en la revista española Cambio 16. El rol de los empresarios en la última dictadura fue activo, no secundario.

"En ese momento en Avellaneda no había ni siquiera diarios, no sabíamos lo que pasaba. En Vicentin se querían liberar de todos los revoltosos, como ellos nos decían. En la fábrica habían alcahuetes eran gringos, si eras negro, peronista y pobre, cagabas. Ellos pasaban la información, lograban miedo, que la gente nunca más quiera hablar" contó Efrén Venturini delegado gremial secuestrado quien también recordó “no nos pagaban horas extras, el trabajo era insalubre, teníamos muchos accidentes laborales, no nos alcanzaba para comer y trabajamos hasta 16 horas corridas”.

En la fábrica habían alcahuetes eran gringos, si eras negro, peronista y pobre cagabas En la fábrica habían alcahuetes eran gringos, si eras negro, peronista y pobre cagabas

Esta semana, identificaron un centro clandestino de detención que funcionó en el barrio porteño de Floresta hasta 1977. “Veníamos de muchos años con información y testimonios de que existía un centro clandestino que dependía de la SIDE, muy cerca de Automotores Orletti respecto del cual ya hay más de más de doce condenados. No podíamos descubrir dónde se encontraban y gracias a un trabajo en conjunto con el equipo argentino antropología forense con algunas víctimas del terrorismo estado logramos identificar ese lugar que era una vivienda con sótano en la calle Bacacay” dijo Daniel Rafecas, Juez Federal en Ciudad. Aún hoy los procesos judiciales siguen echando a luz nuevos centros clandestinos de detención e información sobre secuestros. En el marco de los procesos por la memoria, verdad y justicia, los organismos de derechos humanos insisten en que las empresas deben proporcionar información que tienen en su poder.

¿Cuál fue la responsabilidad civil de Vicentín?