-

-

Fabián De Sousa: "Nunca pensé que se iban a meter con nuestra libertad"

11 de julio de 2020

"Cuando vi el ataque al móvil de C5N se me brotaron las lágrimas", confesó el empresario y accionista del Grupo Indalo y sostuvo que desde Cambiemos instalaron el mensaje de odio hacia los trabajadores del medio.

El accionista del Grupo Indalo, a cargo del canal de noticias C5N, habló sobre el ataque que sufrió un móvil periodístico de la emisora en una marcha contra el Gobierno. También contó que fue “perseguido por la gestión de Mauricio Macri”.

En primer lugar, el empresario relató que el pasado 9 de julio “estaba en casa tranquilo, veía la transmisión y cuando vi el ataque al móvil de C5N se me brotaron las lágrimas. Mirá que estuve preso, pero esto es una situación de impotencia, de decir qué pasa como sociedad, como pueblo, que no podemos disentir, cada uno tener su opinión y expresar sus ideas”.

Desde su visión, “llegamos a esto, a la noche le decía a un periodista que se solidarizó: esto es la cosecha de una siembra. En el caso de C5N, y de los medios vinculados a mí, se ha cosechado el demonio. Y una parte de la sociedad ha construido en nosotros y en los trabajadores de este grupo un demonio”.

Recordó a su vez que “a los periodistas los echaron al grito de ladrones. Casualmente el mensaje que bajaron desde Cambiemos. Ellos instalaron ese mensaje”.

Embed

“Cuando al móvil lo corrían y le decían ‘ladrones’, no le decían ‘no estoy de acuerdo con lo que opinás’… Les decían ‘chorros’. Esto fue la construcción mediática de los principales popes de Juntos por el Cambio, construyendo hechos inexistentes”, indicó De Sousa en diálogo con el porgrama Gente de Derecho de Radio Cooperativa.

En ese marco, recordó que “muchos comunicadores pedían que se cierre C5N. Y el propio gobierno de Macri quería que fuéramos a la quiebra”.

Por otro lado, señaló que “YPF fue el vehículo para que nadie pudiera comprar los activos de Oil”.

Y mencionó que fue espiado por la gestión anterior: “Todos los días tenía parados autos con 3 o 4 personas, siguiéndonos. Todo este proceso de persecución funcionó, nos escucharon en la cárcel. Vivía situaciones absolutamente extrañas desde 2016”. Luego, afirmó: “A mi mujer la desnudaban y la revisaban para ver si entraba falopa en la vagina o en el ano. Una terrible violación de derechos”.

“Desde 2016, me tuve que defender de todos los ataques, en lugar de pensar en darle trabajo a mas de 30 mil personas. Nunca pensé que se iban a meter con nuestra libertad”, espetó.

Temas