-

-

Una reconocida surfista australiana contó que fue secuestrada y violada durante un viaje a la India

12 de julio de 2020

La deportista, reconocida mundialmente en su disciplina, escribió un libro dónde cuenta el horror que le tocó vivir, y cómo logró superarlo.

Carmen Greentree es una surfista australiana que compitió en los mejores torneos, pero luego de perder la posibilidad de ser profesional en el deporte que practicaba, decidió tomarse un año sabático y realizar un viaje por la India que se convirtió en una pesadilla. Con sólo 22 años años fue secuestrada y violada en reiteradas ocasiones hasta que fue rescatada.

"Durante 7 años de mi vida estaba dedicada al 100% en convertirme en surfista profesional. Desde que me levantaba hasta que me iba a dormir, estaba centrada en ser campeona del mundo de surf. Nada me importaba más que eso", relató Greentree durante la presentación de su libro 'A Dangerous Pursuit of Happiness' (Peligrosa búsqueda de la felicidad), dónde cuenta su trágica experiencia y la recuperación psicológica y espiritual que afrontó.

Libro.jpg

Con 21 años, profundamente decepcionada por no lograr su sueño de entrar al Championship Tour (CT), decidió tomarse un tiempo y recorrer la India. Pero al poco tiempo de llegar, confió en un hombre que la secuestró, le pegó y violó durante dos meses en una casa flotante en el lago Dal.

"Pensé que jamás escaparía de ese bote, que moriría allí de una u otra manera", relató la surfista que actualmente tiene 37 años.

En un primer momento sólo la mantenían cautiva con fines, aparentemente extorsivos, y la deportista cuenta que pasado un tiempo dejó de pedir que la dejaran irse ya que era salvajemente golpeada, pero llegaría lo peor.

Cuando decidió rendirse comenzaron las violaciones: “fue la primera vez que me violó, pero es que estaba cansada, no podía pelear más y sabía que no iba a detenerse. Perdí la cuenta de las veces que me violaron", confesó.

Ante esa situación de vulnerabilidad y en un lugar más que peligroso, Carmen Greentree se resignó a convivir con la familia del violador, que además le pidió que se vistiera como musulmana.

El cuento de terror gracias a dos factores, que una amiga denunció a la policía que Carmen podría estar en peligro, y a que el secuestrador, en su intento de obtener dinero, la obligó a llamar a sus padres, lo que sirvió para ser localizada.

Temas