-

-

Para 2060, 67 millones podrían pasar hambre en Latinoamérica

14 de julio de 2020

Se trata de una proyección de Naciones Unidas que también advirtió sobre el acceso a los alimentos en 2020 aún sin tener en cuenta la pandemia de coronavirus.

Durante el año pasado, 47,7 millones de personas en Latinoamérica y el Caribe sufrieron hambre, es decir que no lograron consumir las calorías necesarias para mantener una vida activa y saludable. Se trata del quinto año seguido en que crece este indicador en la región, según el informe "El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020", que publicaron este lunes en Santiago de Chile por distintas agencias de las Organización de las Naciones Unidas (ONU). Si bien no contempla el impacto del coronavirus, que provocó consecuencias dramáticas en este área del planeta, se estima que 20 millones más sufrirán hambre en una década, con lo que en 2030 alcanzará a 67 millones de latinoamericanos.

“Las cifras de hambre en 2019 son escalofriantes, como también lo es el pronóstico para el año 2030”, expresó al respecto el representante regional de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Julio Berdegué, una de las etnidades que elaboró el reporte junto al Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Mundial de Alimentos(WFP) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia ( UNICEF).

Respecto al impacto del coronavirus, advirtió: “Con el impacto de la pandemia la realidad será peor que la que proyectamos en este estudio. Necesitamos una respuesta extraordinaria de los gobiernos, del sector privado, la sociedad civil y las organizaciones multilaterales”.

Con dichos números, Latinoamérica no podrá cumplir con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 de llegar al hambre cero en 2030. “Estamos peor ahora que cuando la región se comprometió con los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2015", advirtió el representante regional de la FAO y detalló que "desde entonces, nueve millones de personas más viven con hambre”.

Si hoy por hoy el hambre alcanza a un 7,4% de la población de Latinoamérica y el Caribe, se estima que aumentará al 9,5% para 2030. El informe también especifica que en América del Sur será donde más crezca el hambre, alcanzando a un 7,7%, lo que equivale a casi 36 millones de personas.

En América Central, aumentará un 3% en la próxima década: llegaría a 7,9 millones de personas. Aunque se reconoce que el Caribe logró avances importantes, tampoco cumpliría el objetivo impuesto. Para 2030, el estudio proyecta 6,6 millones de habitantes que no lograrían consumir las calorías necesarias. Entre 2000 y 2014, se redujo la cantidad de personas con hambre en los 33 países de América Latina y el Caribe que son miembros de las Naciones Unidas: de 73 millones de personas a 38. Fue una época de crecimiento económico para la región y de una decisión política muy fuerte de los respectivos gobiernos que pusieron el problema de la alimentación entre sus prioridades.

No obstante, en 2015, cuando la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se empezó a retroceder. Comenzó a retroceder el desarrollo económico y se debilitaron los programas sociales, con lo que en 2018 hubo 43 millones de personas con hambre. En una entrevista con El País, Berdegué indicó a comienzos de junio que a causa de la pandemia de coronavirus “en América Latina podemos tener un retroceso histórico en la lucha contra el hambre”. El estudio alerta, además, sobre el aumento de la obesidad, que afecta a un 7,5% de los menores de cinco años en la región, una cifra “significativamente mayor” al promedio mundial de 5,6%.

Temas