Mesa judicial M: La megacausa que ningún juez quiere investigar

Por: Vanesa Petrillo
15 de julio de 2020

El caso ya se convirtió en una megacausa caliente que pasó por las manos de los jueces Rafecas, Ramos y Capuchetti. Será la Cámara Federal la que resolverá quién seguirá al frente de la investigación.

La jueza María Eugenia Capuchetti rechazó este miércoles tramitar en su juzgado la causa en la que se investiga un supuesto plan orquestado por el gobierno de Mauricio Macri y su mesa judicial para presionar a magistrados, tras la decisión de su colega Sebastián Ramos de desprenderse del caso. Otra vez la Cámara deberá definir quién seguirá a cargo de la investigación.

Capuchetti, que tenía una causa anterior por una supuesta presión a jueces laborales, consideró que el caso de su colega Ramos tiene un objeto procesal más amplio y distinto; que está más avanzado y que la decisión de su colega de enviarle la “megainvestigación” es “prematura”.

Para la jueza, el argumento cronológico sobre la existencia de una causa anterior que utilizó su colega Ramos para enviarle el caso, no sería válido, porque según la magistrada, habría que certificar primero si hay otras causas similares en otros juzgados.

Los otros fundamentos que esgrimió Capuchetti para no tomar el caso son el estado más avanzado de la investigación de Ramos y que esa causa tiene un objeto procesal distinto ya que se habla de un plan sistemático para presionar a magistrados.

Por eso rechazó el caso y la envió a la Cámara Federal para que resuelva qué juez debe investigar. No es la primera vez que el tribunal debe resolver sobre la competencia, ya que antes dirimió un conflicto entre Ramos y el juez Daniel Rafecas.

El juez Ramos investigaba junto al fiscal Ramiro González una denuncia sobre aprietes a magistrados de distintos fueros, que se inició con las explosivas declaraciones de la camarista de Casación Ana María Figueroa, pero que después se fue ampliando con el testimonio de otros jueces.

La causa ya fue objeto de distintos planteos de incompetencia e inhibiciones. Primero un conflicto entre el juez Daniel Rafecas y su colega Ramos, que fue resuelto por la Cámara Federal y que determinó que éste último debía avanzar con la investigación.

Así el fiscal Ramiro González dispuso varias medidas, entre ellas tomó declaración por escrito a magistrados que fueron ratificando las presiones que sufrieron de parte de ex funcionarios del macrismo.

El caso se fue convirtiendo en una megacausa en la que están imputados desde Mauricio Macri, el actual fiscal general de la Ciudad, Juan Bautista Mahiques, quien era el representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura, entre otros referentes del macrismo.

También se amplió la imputación al ex jefe de gabinete Marcos Peña y al ex ministro de Trabajo Jorge Triaca, luego de declaraciones que prestaron jueces del fuero laboral.

Temas