Preocupante estudio: los osos polares podrían extinguirse antes de 2100

20 de julio de 2020

Es porque, ante el cambio climático y la desaparición del hielo, estos animales no pueden alimentarse.

El cambio climático podría ocasionar la casi extinción de los osos polares antes del fin de siglo, reveló un estudio publicado en la revista científica Nature Climate Change este lunes. Esto se debe a la desaparición de las capas de hielo, que hace que no puedan alimentarse. Se trata de la destrucción de su hábitat por el aumento de la temperatura global, que, al ritmo que lleva la destrucción del planeta, a fin de siglo aumentará 2,7 grados.

"Si las emisiones de gas con efecto invernadero siguen al mismo ritmo que en la actualidad, la caída de la reproducción y la supervivencia pondrá en peligro la persistencia de casi todas las subpoblaciones de aquí a 2100", aseguraron sobre la emisión de gases que retienen el calor de la tierra por las industrias extractivistas, como la ganadería, la producción de aceite de palma, o el petróleo, entre otras.

osos polares plastico 3.jpg

Frente al derretimiento de los hielos, los osos polares son incapaces de hallar en su entorno alimento como las focas. Y la imagen ya vista de osos famélicos se volverán más habituales aún. Incluso si el calentamiento se limitara a 2,4°C, "no garantizaría salvar a los osos polares a largo plazo", detalla el estudio. Es decir, que estamos frente a un punto de no retorno.

El deshielo afecta especialmente a las hembras, que en otoño ingresan a sus refugios para parir en invierno y emerger luego en la primavera. Ellas deben comer suficientes focas para guardar grasa y producir la leche requerida de sus crías. Algunos estudios, además, afirman que por hambre se están empezando a comer entre ellos.

osos The Wild Animal Sanctuary.jpg

En 2015, en el Acuerdo de París del que participaron todos los países, se reglamentó que cada Estado debía hacer los máximos esfuerzos para no superar el aumento de la temperatura global en más de 1,5 grados hacia 2100. Para eso, habría que reducir un 51 por ciento las emisiones de estos gases hacia 2030. Pero es muy poco tiempo y ya no alcanza.

El colapso de los ecosistemas no es el único problema. Según los registros de 2014 a 2019, el nivel del mar sube 5mm al año. Esto no supone sólo la desaparición de los osos polares o focas sino también la inundación de muchos territorios costeros. Por ejemplo, si se derrite el casco de Glaciar de Groenlandia, que es el más grande del hemisferio norte, aumenta en seis metros el nivel del mar.