-

-

-

-

Ante el rebrote de casos de coronavirus Madrid ordenó el uso obligatorio del barbijo

28 de julio de 2020

También crearán una "cartilla" sanitaria para que quienes ya hayan superado la enfermedad puedan hacer una "vida normal".

El gobierno regional de Madrid presentó este martes un "plan de choque" contra los rebrotes de coronavirus, con el objetivo de evitar un nuevo confinamiento de la población, que incluye hacer obligatorio el uso del barbijo, reduce los asistentes a reuniones y una propuesta de "cartilla" sanitaria para las personas que pasaron la enfermedad, para que puedan hacer "vida normal".

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, es una de las últimas en imponer el uso del barbijo o tapabocas en las calles -solo Canarias mantiene la flexibilidad al aire libre-, pero lo hace de una forma más restrictiva que otras regiones, ya que obliga a que los ciudadanos lleven la protección incluso en la zona exterior de los bares.

La medida entrará en vigencia desde el próximo jueves "en todos los espacios, con independencia del mantenimiento de la distancia interpersonal", dijo Ayuso en conferencia de prensa.

Asimismo, el gobierno regional de Madrid ordenó el cierre de locales de ocio nocturno a la 1:30 de la madrugada, y estableció que los clientes que acudan a este tipo de establecimientos se registren para poder rastrearlas ante posibles contagios.

También limitó las reuniones familiares y sociales a un máximo de 10 personas.

Por otro lado, la funcionaria conservadora anunció que la región pondrá en marcha una "cartilla Covid-19", similar a una cartilla vacunal, que tendrá réplica en la tarjeta virtual, para que aquellos ciudadanos que hayan pasado la enfermedad y tengan anticuerpos, o se hayan realizado pruebas PCR, puedan aportar esa información.

La iniciativa, según Ayuso, permitirá "que las personas que no contagien puedan seguir una vida normal" y puedan "acceder a establecimientos como gimnasios, museos, cines o cualquier recinto cerrado".

En ese sentido, la política del Partido Popular (PP), pidió que el Gobierno de España también implemente un modelo de cartilla Covid-19, ya que permitiría "trabajar a las personas que no contagien" y, a su vez, "proteger a los más vulnerables".

El gobierno madrileño también informó que activará temporalmente dos pabellones del hospital de campaña de Ifema hasta que esté construido un hospital especializado en pandemias.

Además, la presidenta regional ofreció colaboración para levantar un hospital para realizar pruebas PCR a los viajeros en el aeropuerto internacional de Barajas, en Madrid, un reclamo que viene haciendo su gobierno al Ejecutivo central español desde que el país reabrió sus fronteras a sus vecinos de la Unión Europa a principios de julio.

En tanto, el consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, remarcó que en la región, al igual que otras partes de España, registró un cambio en la tendencia de los contagios, con un "leve incremento" que se reflejó en hasta 500 nuevos casos el fin de semana pasado, con el foco en personas menores de 40 años.

Como consecuencia de los rebrotes, Madrid duplicó el número de rastreadores, pasando de 180 a 360, según el responsable de Sanidad.

La Comunidad de Madrid es la región que sufrió con mayor virulencia el impacto de la primera oleada del coronavirus, donde más de 8.400 personas murieron por la enfermedad y 74.700 se infectaron.

Sin embargo, a partir del desconfinamiento, que coincidió con el inicio de las vacaciones estivales, los rebrotes más importantes se produjeron en Aragón y Cataluña (60% de los nuevos positivos), con lo que esta última región supera ya en contagios a Madrid, con 75.613 infectados.

Temas