-

-

-

Buscan desesperadamente un implante de una nena hipoacúsica que se perdió en la zona de Nuñez

Por: Sol Quiroga Álvarez
30 de julio de 2020

El audífono se perdió en la zona de Nuñez, cuándo salían de repararlo. La familia de la pequeña necesita ayuda para recuperarlo: "Es un dispositivo que solo le sirve a Cala", sostiene su mamá.

Cala actualmente tiene 5 años, siendo una bebé le diagnosticaron hipoacusia severa. Hace un año y medio, y luego de una lucha con la obra social, pudo recibir un doble implante coclear que la ayudó a volver a escuchar. Pero el martes 28 de julio, en la zona de Nuñez, la pequeña perdió el único audífono que le funcionaba y la familia comenzó una búsqueda desesperada.

El implante coclear tiene un audífono a medida, algunos de sus componentes tienen una vida útil de un año. Por este motivo, durante los primeros meses del 2020 la familia de Cala comenzó los trámites con la obra social IOMA para cambiar las empiezas que habían comenzado a fallar. Al poco tiempo llegó la pandemia que retrasó todo. La pequeña de 5 años sólo quedó con uno de los audífonos funcionando, por lo que sus padres decidieron comprar los elementos del aparato que todavía funcionaba para que Cala siga escuchando, aunque sea, de uno de sus oídos.

Cabe mencionar que cada uno de estos componentes son muy caros por lo que representó un gran esfuerzo económico para la familia. El martes 28 julio toda la familia se traslado de La Plata, dónde viven, hasta la zona de Nuñez para comprar y arreglar el aparato.

“Al salir del lugar ubicado en Vedia 1971, decidimos probar si el aparato funcionaba y se lo colocamos a Cala. Esa zona está cortada por lo que tuvimos que caminar unos 300 metros hasta llegar al auto. En ese trayecto, el implante se desprende y se le cae”, cuenta Maria Emilia a minutouno.com.

“A los 15 minutos, media hora cómo máximo, nos damos cuenta que Cala no tenía el audífono, lo empezamos a buscar en el auto y no estaba, así que volvimos al lugar para buscarlo”, agrega la mamá de la pequeña.

implante perdido

Vladimir, el papá de Cala, estuvo horas en el lugar recorriendo las cuadras que transitaron para ver si lo encontraba. Por la noche, decidieron volver con un par de familiares a revisar, dado que el audífono tiene una pequeña luz que podía ayudar a encontrarlo, pero fue en vano. De hecho vecinos de la zona, que se interesaron por el caso, siguieron la búsqueda al día siguiente.

“Llegamos a la conclusión que en ese pequeño lapso de tiempo alguien lo levantó. Revisamos todo, pegamos carteles, los vecinos compartieron la foto del aparato en grupos de WhatsApp”, manifiesta María Emilia.

Cala, que además tiene disminución visual, quedó sin los dos implantes, por lo que tampoco puede oír y su familia está desesperada: “en estos momentos la nena está sin escuchar, porque tiene uno de los aparatos roto y el otro extraviado”

“Es un dispositivo que solo le sirve a Cala porque una parte del dispositivo extraviado se conecta con el implante que ella tiene en la cabeza. No le sirve a nadie más", hace hincapié María Emilia que pide que solicita al que lo haya encontrado que lo devuelva para que la pequeña de 5 años pueda volver a desarrollar su vida normal.

Temas