Escándalo en Tucuman: su hijo murió, pidieron ayuda estatal y les mandaron un ataúd de cartón

06 de agosto de 2020

La empresa contratada explicó que se trataba de un "ataúd ecológico". Debido a las demoras en la respuesta, la familia debió velar al joven sobre su cama.

Cristian Herrera murió el 1°agosto, tenía 21 años y era el hijo de una familia vulnerable del barrio La Costanera, en San Miguel de Tucumán. Pidieron ayuda al Gobierno para el entierro, pero se llevaron una desagradable sorpresa.

Los familiares del joven solicitaron a la comisaría de la zona y a Defensa Civil de la Provincia el servicio de sepelio gratuito que brinda el Gobierno a familias vulnerables. Pero según relató Rosa Abregú, la madre de Cristian, colocaron el cuerpo de su hijo en un ataúd de cartón. Esto despertó la indignación de amigos, familiares y allegados que no tardaron en denunciar lo sucedido por redes sociales, dando a conocer en imágenes el polémico féretro.

En diálogo con el sitio El Tucumano, Rosa contó que su hijo se había quitado la vida tras sufrir un hecho de inseguridad. “Él ha venido deprimido a eso de las cuatro de la mañana. Los que le han robado eran chicos del barrio que quizás se han criado con él y que aprovecharon que no se podía defender porque tenía problemas en una pierna. Se deprimió mucho y se metió en su pieza a dormir. Nunca imaginé que iba a hacer eso”, dijo.

Ataúd .jpg
El ataúd de cartón recibió la familia de Cristian para el sepelio

El ataúd de cartón recibió la familia de Cristian para el sepelio

Nosotros somos de escasos recursos y no teníamos plata para velarlo ni teníamos cómo comprarle el cajón”, dijo. Debido a las demoras, la familia tuvo que velar al joven en su cama. Al día siguiente los empleados de la empresa La Nueva le llevaron una caja de cartón.

“Cuando lo han bajado del furgón nos hemos dado con la gran sorpresa: No era un cajón de madera, era una caja de cartón; una caja grande que la han traído cubierta con un plástico. Ni a un animal se le puede mandar algo así. Los empleados decían que ellos no habían tenido nada que ver, que eso les habían mandado”, expresó.

“Nosotros no íbamos a poder pagar un cajón de 20 mil pesos, pero tampoco eso es motivo para que hagan algo así. Eso no se lo pueden hacer ni a un perro. Yo cuento lo que pasamos porque no quiero que esto le suceda a otra familia”, agregó.

Después, la familia tuvo que juntar 10.000 pesos para pagar la parcela en el Cementerio del Norte y un ataúd de madera.

“Cuando les pedimos explicaciones, a mí hija le han dicho que era un cajón ecológico, pero no era ecológico, eso era de cartón. El chico del cementerio, como vio lo que estábamos sufriendo, nos ha ofrecido un cajón económico para que podamos enterrarlo”, recordó.

Luego de que la historia se viralizara en las redes sociales, empleados de la funeraria se presentaron en la casa de la mujer les ofrecieron un cajón de madera. Incluido estaban dispuestos a realizar la exhumación pero para la familia ya era muy tarde.

Temas