-

-

Hizo una fiesta clandestina en cuarentena y evitó ir a jucio donando 100 mil pesos

11 de agosto de 2020

Fue detenido por organizar un cumpleaños de 15 de la hija en cuarentena. Se conoció el acuerdo con el fiscal para evitar el juicio por incumplir la cuarentena.

A pesar de las restricciones por la cuarentena, el sábado 11 de julio en el santafesino barrio Las Delicias, unas 300 personas, muchas sin barbijo ni respeto por la distancia social, asistieron a un cumpleaños de 15 clandestino que se llevó a cabo en un lavadero de autos acondicionado para el evento.

Como trascendió semanas atrás, vecinos denunciaron el evento masivo en pleno aislamiento social, preventivo y obligatorio al 911 y a la Municipalidad de Santa Fe, por lo que agentes policiales junto a inspectores de la Secretaría de Control se presentaron en horas de la madrugada y le pusieron fin a la fiesta. También detuvieron al padre de la cumpleañera, que fue quien organizó la celebración.

Según relata la periodista Cinthia Ruth en Infobae, a pesar de violar el artículo 205 del Código Penal, el detenido acordó con el fiscal Estanislao Giavedoni, de la Fiscalía Regional 1 de Santa Fe, realizar una donación de 100 mil pesos destinada al Hospital de Niños Doctor Orlando Alassi, y así salvarse de ir a juicio.

lavadero fiesta.jpg
Festejó el cumpleaños de 15 de su hija en plena cuarentena.

Festejó el cumpleaños de 15 de su hija en plena cuarentena.

“Tras realizar el depósito, el imputado asumió el compromiso de prestar servicios comunitarios en la municipalidad, en el marco de la labor que él desarrolla en el lavadero de autos (el cual fue clausurado). Esa probation, ahora deberá ser homologada por un juez de paz”, aseguró el fiscal, quien solicitará que el hombre “se encargue de lavar los autos de la Secretaría de Control Comunal, que fue la que participó del operativo esa noche, durante dos años y que se presente mensualmente ante el patronato de liberados”.

El fiscal sostuvo que “la cantidad exacta de personas que había en el lugar nunca se pudo determinar porque no se hizo un conteo”, y aseveró: “Se trata de un lugar cuyas proporciones no demuestran que podrían haber ingresado 300 personas como dijo el testigo. Esa estimación no se llegó probar. Sí lo que puedo decir es que había muchas personas, muchas más de las 10 permitidas en ese momento por el Decreto Provincial Nº 47”.

Respecto de la situación epidemiológica, el fiscal aseguró que “desde el 12 de julio hasta esa fecha no haya habido un bote ni expansión de casos de Covid-19 que eventualmente podría haber tenido como origen esa fiesta”, y aclaró que “si hubiese habido una propagación del virus tendríamos que hablar de la violación del artículo 202 del Código Penal, en donde la pena sería de 3 a 15 años”.

De acuerdo con la crónica de Ruth, el hombre luego le confesó a sus íntimos que obró de esa manera para homenajear a su hija y argumentó que era un festejo que venían organizando desde hacía varios meses.

Temas