-

-

Espionaje ilegal: Macri y su secretario, cada vez más complicados

19 de agosto de 2020

Los fiscales pidieron que se cite a prestar declaración indagatoria al secretario privado del ex presidente Macri.

Los fiscales federales Cecilia Incardona y Santiago Eyerhabide solicitaron al juez federal de Lomas de Zamora, Juan Pablo Auge, que cite a prestar declaración indagatoria al secretario privado de Mauricio Macri, Darío Nieto, que vuelvan a declarar los dos ex titulares de la AFI, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani; la funcionaria de Casa Rosada Susana Martinengo, los directores de la central de espías, Diego Dalmau Pereira y Darío Ruíz, y 15 agentes del grupo conocido como Super Mario Bros. Se los acusa de conformar una organización que se dedicó al espionaje político durante el macrismo, con los titulares y directores de la AFI como jefes de la asociación ilícita y los agentes como integrantes. En el escrito figura un párrafo recuperado del celular de Nieto y que éste borró: "Me llamó Cristian (por Ritondo). Dice que hace falta un relato. Que estos tipos (los espías) estuvieron en la Metropolitana. Nosotros los llevamos a la AFI y nadie se hace cargo. Lo que falta es un relato y una historia coherente de todo".

Según consignó Página/12 este miércoles, en su escrito los fiscales advirtieron que la banda espió a una increíble cantidad de dirigentes, como la ex presidenta Cristina Kirchner, el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, su segundo, Diego Santilli, el obispo Jorge Lugones, los periodistas Hugo Alconada Mon y Rodis Recalt; el líder de Camioneros Hugo Moyano y su hijo Pablo; el ex intendente de La Plata Pablo Bruera; el actual intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi; un largo listado de dirigentes de Cambiemos encabezados por Emilio Monzó y Nicolás Massot, la hermana de Macri, Florencia, y su pareja Salvatore Pica, la diputada Graciela Caamaño y un listado total que reúne a 26 víctimas. Un dato novedoso es que los fiscales consignaron que se espió a la comunidad mapuche, algo que no se conocía hasta ahora. La organización se centró en espiar al representante Gabriel Rolando Cherqui.

El pedido de indagatoria roza a Macri de manera directa ya que incluye a uno de sus más estrechos colaboradores. Los fiscales dicen que la organización juntaba información "y era transmitida a un superior, en este caso el secretario Darío Nieto".

De acuerdo con la acusación Martinengo quería armar su candidatura a diputada en La Matanza y por eso se reunía con Nieto, además del barra brava de Boca, Rafa Di Zeo y Alejandro Finocchiaro, ex ministro y candidato de Cambiemos en ese distrito. Pero, además, Martinengo afirma en varios audios que le entregó a Nieto informes de espionaje político hechos por el grupo de agentes Super Mario Bros sobre la situación en el conurbano y los líderes de la oposición en ese conglomerado.

En el escrito que presentaron los representantes del ministerio Público Fiscal advierten que en el block de notas del celular de Nieto quedaron registros de los diálogos con Martinengo y la constancia de que sabía que los informes tenían fuente ilegal.

Según consignó Página/12 "otro aspecto que roza a Macri es el espionaje a su hermana Florencia y a su pareja. Resulta difícil de explicar que alguien pudiera tener interés en espiar a Florencia y Sica si no es por alguna interna familiar, porque de lo contrario se le hubiera notificado a Florencia y se hubiera dispuesto un refuerzo de la custodia". Las versiones sobre espionaje fueron cambiando. En algún momento se dijo que Pica podía estar involucrado en contrabando, después en narcotráfico, pero lo cierto es que el cuñado presidencial trabajaba en dos empresas del Grupo Macri. Según el texto de los fiscales, la operación de espionaje, realizada desde una casa vecina, fue ordenada por la cúpula de la AFI, es decir Arribas y Majdalani, y por el director Alan Ruíz.

Arribas y Majdalani ya fueron procesados por el espionaje al Instituto Patria, pero el actual expediente es muchísimo más amplio.

Temas