-

-

-

Cuatro agentes de la policía de Bélgica asfixiaron a un hombre esposado hasta matarlo

21 de agosto de 2020

Mientras tres de ellos lo sujetaban y uno lo asfixiaba con su rodilla, otra de las agentes realizaba el saludo nazi. Imágenes sensibles.

Los medios de Bélgica difundieron días atrás un video en el que se puede ver cómo tres agentes de policía asfixian hasta la muerte a un hombre que se encontraba esposado. El caso enseguida remitió al asesinato en los Estados Unidos de George Floyd que derivó en masivas protestas antirracistas en las principales ciudades de ese país.

Violencia institucional - Bélgica

El video es de febrero de 2018 y muestra la muerte de Jozef Chovanec, un eslovaco de 38 años, después que un policía estuviera 18 minutos encima de él durante su detención en el aeropuerto de Charleroi, Bruselas Sur.

Según consignó RT, en la grabación, que proviene de las cámaras de seguridad del lugar se puede ver cómo los agentes toman al hombre esposado y lo tiran sobre una cama. Siete minutos después lo tapan con una manta y un policía coloca su rodilla sobre la víctima, mientras sus compañeros lo inmovilizan y hacen gestos de burla.

Al cabo de unos minutos, todavía inmovilizado, una de las agentes hace el saludo nazi. Poco después entran médicos y tratan de reanimar al hombre, que tiene todo el rostro ensangrentado. Al final de las imágenes se ve cómo dos hombres lo sacan de la sala.

Chovanec, padre de una niña que entonces tenía solo dos años, falleció poco después en un hospital debido a un fallo cardíaco. Era dueño de una empresa que ubicaba trabajadores eslovacos en obras de construcción en Bélgica.

"Cuando vi los videos del arresto del estadounidense George Floyd, inmediatamente pensé: mi marido murió de la misma manera", explicó su cónyuge, Henrieta. "Solo [que] la policía también se rió de mi esposo directamente y una oficial a su lado hizo el saludo a Hitler", agregó al denunciar la actitud de los agentes mientras Chovanec se estaba muriendo.

Henrieta detalló que su marido la llamó desde el aeropuerto belga poco antes de subir a un avión rumbo a Bratislava, la capital de Eslovaquia, para preguntarle si lo recogerían. La mujer le dijo que sí y, junto con la pequeña, esperó por él, pero nunca llegó. Entonces lo llamó, sin obtener respuesta, y cuando se puso en contacto con las autoridades estas se negaron a ofrecerle información alguna sobre su marido.

Tras salir a la luz las imágenes, el ministro de Justicia belga, Koen Geens, y el ministro del Interior, Pieter de Crem, calificaron la actuación policial de "impactante" y "desproporcionada", asegurando que es preciso "aclarar las circunstancias".

De momento se abrió una investigación sobre la muerte de Chovanec, y la agente que hizo el saludo nazi fue limitada de manera inmediata a trabajar en la oficina.

Temas