-

-

-

Comenzando a reconstruir la economía y el trabajo

Por: Agustín Forchieri
26 de agosto de 2020

Sin relajar las medidas de prevención, en la Ciudad hay que poner el foco en la reactivación de su comercio, sus servicios y de su sector inmobiliario.

Con la expectativa puesta en la proximidad de las vacunas y sin relajar las medidas de prevención, tenemos que empezar a transitar el camino de la reconstrucción de la economía de nuestra ciudad.

Buenos Aires se ha caracterizado siempre por la pujanza de su comercio, sus servicios y de su sector inmobiliario y hoy es necesario comenzar a concretar acciones que pongan el foco en la reactivación de estos sectores, los cuales generan crecimiento económico y ocupación para cientos de miles de vecinos de la ciudad y por supuesto también de todo el Área Metropolitana Buenos Aires.

Lamentablemente y como consecuencia de la emergencia del Covid-19, estos sectores hoy atraviesan una crisis profunda que no se soluciona con solamente habilitar la circulación de personas, apertura de locales e inicio de obras. Se vuelve necesario en estos tiempos, apoyar a estos miles de emprendimientos facilitándoles que puedan poner sus motores en marcha y que con ellos apalanquen a otros que dependen de ellos.

En el caso de la construcción por ejemplo, un aumento de la actividad impacta positivamente sobre el resto de la economía mediante la demanda que realiza el sector hacia los proveedores de insumos y mediante la generación de empleo directo e indirecto. También debido al mayor consumo que se verificará en los trabajadores de las obras generadas por el incremento de la inversión.

Pero este sector tan importante para nuestra sociedad hoy sufre grandes caídas en todos sus indicadores. De acuerdo a lo informado por el INDEC, en el mes junio de 2020 el indicador sintético de la actividad de la construcción mostró una caída de 14,8% respecto a igual mes de 2019, mientras que el acumulado de los primeros seis meses de 2020 del índice serie original presenta una disminución de 37,8% respecto a igual período de 2019. Los puestos de trabajo registrados en la actividad de la construcción en el sector privado para mayo de 2020 tuvieron una disminución de 29,1% con respecto al mismo mes del año anterior. Son más de 129 mil empleos perdidos.

Los anteriores son todos datos a nivel nacional, pero para graficar la situación en nuestra Ciudad, solo agregaremos que respecto a enero de 2020, la cantidad de permisos otorgados para obras nuevas y ampliaciones en el mes de abril se redujo un 81,30%.

¿Qué proponemos para revertir esto?

Por pedido del jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodriguez Larreta, hemos presentado un proyecto que trataremos este jueves y que tiene por finalidad, generar las condiciones fiscales para que la construcción pueda ponerse en marcha y recuperar rápidamente su potencia transformadora de la realidad económica de nuestra sociedad. Lo hacemos mediante una serie de modificaciones en el Código Fiscal vigente que generan eximiciones y diferimientos de pago de los tributos vigentes en la materia.

Con relación al Derecho para el Desarrollo Urbano y el Hábitat Sustentable, la norma proyectada contempla exenciones para aquellas obras que inicien y obtengan el Permiso de Obra desde septiembre de 2020 y por el término de un año y que inicien su ejecución hasta el 31 de diciembre de 2021.

Para el Derecho de Delineación y Construcción y en el gravamen por la Generación de Residuos Áridos y afines no reutilizables, se prevé un diferimiento en el pago de doce meses contados a partir de la fecha de obtención del Permiso de Obra, o un descuento por única vez del 20% por el pago por adelantado al momento de iniciar la solicitud del mencionado permiso para aquellas obras que lo inicien y obtengan desde septiembre de 2020 y por un año.

Estas medidas, que tienen el claro propósito de estimular las obras en la ciudad, alcanzan un total de cuatro millones de metros cuadrados registrados susceptibles a iniciar obra, algo así como el sesenta por ciento del universo total de metros por registrar durante 2020 y 2021.

Algunas estimaciones dan cuenta de que unos 70 mil puestos de trabajo podrían ser creados en forma directa, más de la mitad de los que se han perdido en todo el país según muestran los datos del INDEC citados anteriormente.

Pero las medidas que proyectamos no solo alcanzan a la construcción. Una de las actividades más importantes de nuestra ciudad es sin duda la gastronomía, no solo por su potencia económica y su capacidad generadora de riqueza y empleo, sino también por todo lo que representa para la cultura de Buenos Aires y para la vida de las personas. Esta actividad también se ha visto fuertemente golpeada por la pandemia de coronavirus y las medidas de aislamiento social decretadas para contenerla, estimándose en un 80% su caída.

En otro proyecto de ley que será tratado también y en el cual acompaño como coautor al diputado Guouman, pensamos en el impulso del sector a través de la exención del pago del Impuesto sobre los Ingresos Brutos a los contribuyentes y/o responsables que desarrollen las actividades descriptas y codificadas de acuerdo con el "NAES - Nomenclador de Actividades Económicas del Sistema Federal de Recaudación", como el servicio de restaurantes y cantinas sin espectáculo, servicios de restaurantes y cantinas con espectáculo, servicios de “fast food” y locales de venta de comidas y bebidas al paso, servicio de expendio de bebidas en bares, servicio de expendio de comidas y bebidas en establecimientos con mesa o en mostrador n.c.p y el servicio de expendio de helados.

El beneficio que se propone abarcaría los anticipos de los meses comprendidos entre septiembre del año 2020 y febrero del año 2021 ambos inclusive; y el alcance de estas medidas podría llegar a un total de diez mil comercios, con un empleo directo de más de ciento cincuenta mil trabajadores y trabajadoras.

Más allá de estos proyectos, seguiremos planificando y evaluando alternativas que pongan en marcha la economía. Es fundamental que el sector público y el privado trabajemos en conjunto, buscando soluciones que nos permitan recuperar lo más pronto posible los niveles de actividad con que contábamos antes de la pandemia y que por supuesto los mejoremos, construyendo un futuro próspero e inclusivo.

Juntos llegamos hasta aquí, logrando que nuestro sistema de salud no se colapse y conteniendo lo más posible los efectos del coronavirus. Ahora es el momento de que también juntos reactivemos Buenos Aires, para que vuelva a ser una ciudad pujante y llena de trabajo.

Eduardo Forchieri es el vicepresidente 1° de la Legislatura de la CABA, licenciado en Relaciones del Trabajo y maestrando en Gestión y Planificación de Ciudades.

Temas