-

-

En un día con récord de casos de coronavirus, marcharon al Congreso contra la reforma judicial

26 de agosto de 2020

Mientras hubo 10.550 nuevos positivos de coronavirus en las últimas 24 horas, un grupo de manifestantes se amontonó ante el Congreso contra la reforma judicial

La protesta ante el Congreso contra la reforma judicial que impulsa el Gobierno tuvo lugar este miércoles mientras la Argentina registró 10.550 infectados -nuevo récord- y otros 276 muertos por coronavirus Covid-19. De acuerdo con lo que mostró C5N, la concentración cuenta con manifestantes con banderas argentinas y carteles con mensajes, pero también con gente que no usaba tapabocas o que se lo sacaba por momentos en medio de un grupo que no respectaba la distancia necesaria.

Otra convocatoria opositora en plena pandemia: los manifestantes apelan a teorías conspirativas

Los manifestantes se apostaron desde las 16 frente al Congreso para protestar contra el proyecto de reforma judicial que comenzará a tratarse este jueves desde las 14 en el Senado, muchas veces sin respetar los cuidados contra el coronavirus Covid-19.

La convocatoria contra la reforma judicial fue realizada mediante las redes sociales con el hashtag #26AAcampeEnElCongreso, tal como ocurrió el 17 de agosto, cuando tuvo epicentro en el Obelisco.

Con el llamado a "abrazar" la sede del Poder Legislativo, en rechazo a la aprobación de la ley de Reforma Judicial, comenzó a las 16 la vigilia que se anunció que se prolongará durante la noche y hasta este jueves, cuando el Senado trate el proyecto en una sesión especial.

Ya desde el inicio, la concentración de manifestantes obligó a interrumpir el tránsito sobre la Avenida Entre Ríos, donde muchos llegaron a pie y se manifestaron con el sonido de aplausos y cacerolas y otros participaron con bocinazos desde sus vehículos particulares, la mayoría portando banderas argentinas. Hubo varios concurrentes que no respetaron el uso del tapabocas contra el coronavirus ni el distanciamiento por el coronavirus.

La protesta se desarrolló con total normalidad, hasta que un grupo de manifestantes comenzó a agredir con golpes de puño y patadas al periodista Ezequiel Guazzora, quien tuvo que ser auxiliado por efectivos de la Policía de la Ciudad.

Desde temprano, el Congreso estuvo vallado, sobre la avenida Entre Ríos, pero a las 15, por un pedido de la vicepresidenta Cristina Kirchner al vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, fue retirado.

Temas