-

-

Tucumán: tiene 12 años y vive "escondida" porque un vecino, condenado por violación, la acosa

27 de agosto de 2020

El hombre, de 71 años, había sido condenado por violar a su propia hija y dejarla embarazada. Recibió prisión domiciliaria por ser grupo de riesgo de coronavirus y está obsesionado con la menor.

Hace dos meses que Sofía (el nombre ficticio con el que se la identifica para resguardar su identidad) no quiere salir a la calle y está escondida en su casa en la localidad tucumana de Alderetes. La menor de 12 años, tiene miedo porque un vecino de 71 años no deja de acosarla. A ese hombre, que purga una pena por haber abusado sexualmente de su propia hija, le fue concedida la prisión domiciliaria durante la cuarentena.

Se trata de Gregorio Evaristo Leiva, quien terminó tras las rejas por abusar sexualmente de su hija cuando tenía 14 años, dejarla embarazada y obligarla a parir. Después de estar prófugo durante un mes lo capturaron en Santiago del Estero y llegó finalmente a juicio, donde la Justicia lo declaró culpable.

Hace dos meses, Leiva fue autorizado por la Justicia a volver a su casa debido a su edad. Fue entonces cuando se convirtió en la pesadilla de Sofía y en la razón por la cual la nena no pudo salir más a jugar, ni a tender la ropa en su propio patio y ya ni siquiera puede conciliar el sueño.

Embed

"Tengo miedo de volver a casa después de trabajar y no encontrar con vida a mi hija", denunció Eliana, la madre de la chica, en un diálogo con FM Radio Prensa.

"Desde el 27 de junio vengo buscando Justicia, que alguien me ayude con este hombre, que acosa verbalmente a mi nena", dijo la mujer. Contó que en la comisaria de Alderetes, donde vive junto a su hija, no le quisieron tomar la denuncia. Dijo que, en cambio, la mandaron al Patronato de Internos y Liberados, ya que el acusado, Gregorio Evaristo Leiva, cumple con prisión domiciliaria, pero que ellos también hicieron caso omiso de su reclamo.

Durante todo ese tiempo el acoso nunca se detuvo sino que se agravó, y aún ahora no tiene forma de seguir la causa porque la fiscalía sigue sin atender. Mientras tanto, cuenta Eliana, el abusador condenado “recibe visitas en su casa, hace fiestas y sale a la calle cuando quiere”.

Embed

Tras la viralización del caso, recién este jueves al mediodía, entró a la Fiscalía Especializada de Delitos contra la Integridad Sexual la denuncia de Eliana. El Ministerio Público solicitó al juez de feria una medida de resguardo urgente; a la policía, la implementación inmediata de una consigna policial en la puerta de la casa donde la chica vive presa del terror, y a la Oficina de Atención a las Víctimas de la Corte Suprema, que preste asistencia, contención y orientación a la menor y a su madre. También pidieron que se le revoque la prisión domiciliaria.

Desde el Ministerio Público de Tucumán se informó que "la denuncia por acoso que efectuó la madre de una niña de 12 años que reside en la ciudad de Alderetes contra un convicto con sentencia por violación y en la actualidad con arresto domiciliario por ser grupo de riesgo ante la propagación del Covid-19 ingresó en la mañana de este jueves 27 de agosto a la Fiscalía Especializada de Delitos contra la Integridad Sexual".

Agregaron que "de manera inmediata, desde esa unidad investigativa se procedió a actuar en consecuencia, solicitando al Juez de Instrucción de Feria una medida de protección; a la Policía de la provincia, que se disponga de una consigna en el domicilio de la denunciante, quien también prestó declaración en la fiscalía, y por último a la Oficina de Atención a las Víctimas de la Corte Suprema de Justicia, con el fin de que personal de la misma proceda a la asistencia, contención y orientación de la denunciante y su familia".

Temas