-

-

Larreta aclaró que "el trabajo en equipo" con Nación y Provincia "sigue como siempre"

28 de agosto de 2020

El jefe de Gobierno porteño descartó roces o tensión política con el gobierno nacional debido a que este viernes no hubo anuncio oficial conjunto de la extensión de la cuarentena y evitó cualquier tipo de confrontamiento con Alberto Fernández. "Estamos en un nivel estable, pero de casos muy altos", insistió.

"Hoy, el promedio sigue siendo de 1.100 casos diarios de coronavirus... Está estabilizado pero a un nivel alto", reconoció el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta durante la conferencia de prensa que previa al anuncio de la extensión de la cuarentena por parte del presidente Alberto Fernández.

Tras indicar que "la ocupación de camas está en un 60 por ciento" en territorio porteño, indicó que la "estabilidad nos preocupa pero también es un dato alentador porque hemos podido mantener el promedio con más actividades habilitadas".

"La mayoría de la gente en la Ciudad se sigue cuidando", dijo Rodríguez Larreta. "Solo podremos mantener el nivel de actividades en la medida que cumplamos, porque el nivel de casos está estabilizado pero sigue siendo alto", reiteró.

En ese sentido, dijo que "testeos, aislamiento inmediato de contagiados y seguimientos de contactos estrechos de contagiados" son los tres ejes que lleva adelante la Ciudad para evitar la propagación del COVID-19. "Con todo esto vamos cortando la cadena de contagios", añadió.

"En nuestro plan gradual hemos dado prioridad a las actividades al aire libre porque el riesgo de contagio es mucho menor que lugares cerrados", indicó, y respecto a la actividad gastronómica anunció que "permitieremos mesas en la calle" para locales gastronómicos.

"Tendrán que presentar las respectivas propuestas para ser evaluadas y eventualmente aprobadas", incluyendo un "protocolo muy estricto", señaló. Para ello se brindará "más espacio público para garantizar el distanciamiento". También recordó que se exime por seis meses del pago de Ingresos Brutos.

Para la actividad de al construcción, dijo que "ya tenemos el protocolo por el que funcionaría" y comenzaría a aplicarse en "las obras más grandes". Indicó que no podrán usar el transporte público sino que "las empresas tendrán que proveer medios de transporte para sus trabajadores".

El acompañamiento espiritual es un alivio para la gente de fe", añadió, permitiendo algunas actividades vinculadas a iglesias y templos. Recordó también la Ley del Último Adiós, aprobada esta semana en la Legislatura, y la reapertura de cementerios.

"La educación es un tema fundamental", afirmó el jefe de Gobierno, adentrándose en la polémica que mantiene con el Gobierno Nacional, ya que viene presentando protocolos para el regreso a las clases presenciales que vienen siendo rechazados por el Ejecutivo Nacional.

"Tenemos que encontrar un punto de acuerdo" con el Gobierno Nacional: "vamos a seguir insistiendo" porque "la educación es prioridad... Los estudiantes no pueden esperar", aseguró. "Vamos a seguir trabajando con el Gobierno Nacional para encontrar una solución", reiteró.