-

-

"Si no me mandás una foto desnuda mato a tu mamá": así amenazó un pedófilo a una nena de 10 años

30 de agosto de 2020

Según un informe de la periodista Cinthia Ruth para Infobae una mamá descubrió esos chats cuando le pidió a su hija el celular para revisar la tarea.

Una niña de diez años fue agregada a un grupo llamado “manden fotitos” donde participaban más de 50 personas y la acosaban sexualmente. Su madre ya hizo la denuncia ante la justicia.

“No te voy a dar mi celular”, le respondió desafiante su hija de 10 años cuando le pidió el teléfono para revisar la tarea del colegio. La niña se encerró en la habitación y su madre se sorprendió.

“Como no había forma de convencerla para que me diera la clave de su teléfono mi hija mayor, de 16 años, habló con ella y me trajo el celular desbloqueado mientras su hermana lloraba desconsoladamente”, relató Laura a la periodista Cinthia Ruth de Infobae, quien pidió utilizar ese nombre ficticio para no exponer a la menor, que en esta nota llamaremos “Olivia”.

Laura, que no podía salir de su asombro, quedó atónita cuando al abrir el Whatsapp de su hija encontró que mantenía conversaciones con personas desconocidas. “Se trataban de características que no eran de Mendoza y los perfiles tampoco tenían fotos. Por los códigos de área comprobé que eran números de Uruguay, Córdoba y Buenos Aires”, detalló la mujer, quien vive junto a sus hijas en el departamento mendocino de Lavalle, situado al norte de la capital provincial.

A uno de esos contactos lo tenía agendado como Cristian. ”Olivia me contó que era su amigo nuevo y al momento me di cuenta que la situación era muy grave. Estoy convencida de que es un adulto que se hace pasar por un nene de 12 años”, aseguró Laura, quien inmediatamente se fue al inicio de la conversación para leer en detalle el intercambio de mensajes.

“Ahí veo que él le había enviado un video a ella. Era una recopilación de sus fotos de perfil de whatsapp. Las compaginó y las subió a un video. Era algo inocente y Olivia me dijo que estaba contenta porque su nuevo amigo había hecho eso con sus fotos”, recordó la mujer indignada por la forma en que ese desconocido intentaba ganarse la confianza de su pequeña.

Cuando su mamá le preguntó quién era Cristian y de dónde era, Olivia respondió que vivía en Uruguay y que se lo había presentado su amiga Kiara, que tampoco es de su entorno social más cercano. “No es del colegio ni del barrio. Era otro de los teléfonos que apareció en su chat sin foto de perfil. Ella me juró que Kiara es buena y que Cristian nunca le pidió nada raro pero yo no le creo porque cuando empieza a hablar del tema se pone nerviosa y se larga a llorar”, se preocupó.

Laura está convencida de que Cristian le hizo borrar algunos de los mensajes que le envió y que su hija tiene temor de contarle lo que realmente hablaron entre ellos: “Siento que me oculta la verdad”.

Otra de las situaciones que también le llamó la atención es que Olivia se negara a hablar de los sucedido en su casa. “Me pidió que la llevara a la casa de su abuela. Ahí se tranquilizó y se soltó un poco más. Me contó que la habían agregado a un grupo de Whatsapp llamado ‘manden fotitos’ y que sus integrantes mandaban fotos y video cochinos. Eran de gente grande desnuda tocándose y masturbándose”, especificó la mujer.

Debido a su insistencia, Olivia finalmente le confesó que había permanecido en ese grupo apenas dos días. “Me dijo que no lo pudo soportar porque recibía ese material pornográfico todo el día, todo el tiempo. Y que cuando abandonó el grupo, varias personas empezaron a escribirle por privado para preguntarle los motivos de su decisión y tratar de persuadirla para que volviera, contó.

Hasta el día de hoy, Laura no pudo determinar fehacientemente cómo fue que su hija terminó en su grupo porque le dio versiones contradictorias. “Primero me dijo que había sido Kiara quien la agregó pero después cambió de versión y aseguró que fueron sus primas. Yo hablé con la mamá de ellas pero como lo tomó a mal no pude continuar con la charla. Le echó la culpa a mi hija por todo lo que estaba pasando, así que me cansé de hacer conjeturas y decidí hacer la denuncia”, resaltó confiada en que la justicia le dará las respuestas que está buscando.

El caso de grooming quedó asentado el miércoles 26 en la Oficina Fiscal de Lavalle Nº 7, del poder Judicial de Mendoza, y lleva al firma de la doctora Elena Alcaraz, Secretaria de la Procuración General.

Temas