-

-

Denuncian intentos de eludir el control de precios máximos

02 de septiembre de 2020

El Ministerio de Producción bonaerense informó que muchas marcas cambiaron sus envases para burlar los controles "y cobrarle más a los consumidores".

Un informe del Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de la provincia de Buenos Aires da cuenta de los "trucos" que las marcas comenzaron a emplear para eludir el control gubernamental sobre sus precios, como cambios en los envases y presentaciones, productos nuevos y disposiciones en las góndolas.

El objetivo del programa Precios Máximos es ejercer algún tipo de control sobre el costo de ciertos productos de primera necesidad, desde alimentos hasta la lavandina, que en el contexto de la pandemia se volvió imprescindible para la higiene del hogar.

En ese caso en particular ocurrió que, por ejemplo, una compañía lanzó al mercado una lavandina "máxima pureza" que cuesta $10 más que la que ya estaba en el mercado y tiene la misma composición química. El producto original (que tiene un precio máximo de $40) comenzó a desaparecer de las góndolas, informó el sitio ámbito.com.

De acuerdo al informe oficial, varias marcas comenzaron a discontinuar los productos incluidos en el listado de Precios Máximos y los reemplazaron por nuevos que en muchos casos son idénticos a los anteriores, pero con envase distinto. También pasó con un yogur firme, que ahora está a $73 en su presentación de 190 gramos porque le cambiaron el dibujo de la cuchara que se ve en su pote.

Otras marcas, entre ellas una de crema dental, lanzó un total de 64 variedades que pueden encontrarse apiladas en las góndolas por lo que el consumidor depende de su ojo sagaz para encontrar la que está incluida dentro de Precios Máximos.

Aunque se busca que la lista actual sea tan cuidada como las anteriores a través de la fiscalización constante, los cambios introducidos por las compañías complican el trabajo. Una empresa láctea se escudó en un "costo de flete" que le cobra a los comercios minoristas y mayoristas desde el 20 de julio, y que encareció los productos a pesar de estar en el programa del gobierno.

Con las familias más o menos confinadas a sus hogares, los aceites, harinas y lácteos pasaron a ser de los productos más buscados. Desde la cartera de Producción de provincia aseguraron que "no sólo se disparó la demanda, sino que además se incurrió en todo tipo de estrategias para engañar a las y los consumidores y subir los precios esquivando los controles".

Según pudo averiguar ámbito.com desde Producción bonaerense, las empresas están imputadas por sus manejos deshonestos y podrían ser multadas por hasta $500.000 si no presentan la documentación que pruebe que hubo buena fe en su accionar.

Temas