-

-

-

Ciudad: habilitaron terrazas y parrillas de edificios

03 de septiembre de 2020

Los espacios comunes en bloques de departamentos estaban vedados por la pandemia de coronavirus, pero el gobierno de la Ciudad los abrió desde esta semana.

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires informó este jueves que los espacios comunes de los edificios de viviendas están habilitados para los ocupantes de esas propiedades, siempre con protocolos en línea con el aislamiento social preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus.

Después de cinco meses de aislamiento social en la Ciudad de Buenos Aires el Gobierno porteño habilitó las terrazas, parrillas comunitarias y otras instalaciones, como canchas de tenis, parques y lavaderos, que hasta ahora no se podían usar para evitar la propagación del coronavirus.

La Secretaría de Atención Ciudadana y Gestión Comunal anunció que la disposición contempla que quienes quieran utilizar los lugares en común deberán llevar tapabocas, respetar la distancia social (de entre 2 y 1,5 metros) y hacer la reserva previa de un turno.

Según el flamante protocolo porteño, los espacios comunes de los edificios podrán ser disfrutados sólo por quienes residan en esas propiedades, siempre y cuando no integren un grupo de riesgo por tener más de 60 años o presentar enfermedades respiratorias crónicas, cardíacas o ser inmunosuprimidos.

En el caso de las parrillas se recomienda que sólo esté presente quien haga el asado, que luego lo llevará a su vivienda. Además, al finalizar la tarea habrá que desinfectar las superficies (mesadas o bordes de parrilla) con los productos recomendados por la autoridad sanitaria, como lavandina, alcohol o soluciones sanitizantes.

Para el uso de parques y terrazas se fijó el ingreso de una persona cada 15 metros cuadrados con un máximo de ocupación de 45 minutos y turno previo. El tapabocas será obligatorio en todo momento, como cuando se sale a la vía pública.

Mientras tanto, quienes vayan a las canchas de tenis podrán reservar turnos de 60 minutos para partidos en modalidad single (nada de dobles por ahora), y sólo podrán quitarse el tapabocas a la hora de jugar.

El lavadero comunitario, el famoso "laundry room" de las torres modernas, podrá usarse de nuevo con la precación de no sacudir la ropa para evitar contaminar el cuarto. "En caso de tocar bordes o superficies en el proceso, se deberá limpiar inmediatamente las zonas con alguna solución desinfectante", se lee en el protocolo de la Ciudad al respecto.

Pandemia mediante, la vida en condominio se volverá más limpipa y ordenada por motivos de fuerza mayor para evitar los contagios por uso de espacios comunes.