-

-

A contramano de la realidad: la Iglesia salteña convoca a una procesión que promete ser multitudinaria

10 de septiembre de 2020

La convocatoria fue formalizada por el Arzobispado para el 15 de septiembre, obteniendo el rechazo del gobierno provincial.

El Arzobispado de Salta ratificó este jueves la realización de la Procesión del Milagro, prevista para el martes próximo, como cada 15 de septiembre.

Entre la noche del día 14 y madrugada del día 15 de septiembre de cada año, la catedral salteña permanece abierta, ofreciendo misas cada una hora y en la que organizaciones no gubernamentales organizan encuentros inter-peregrinales.

El año pasado, la procesión reunió cerca de 800.000 personas tras las imágenes que recorren las calles de la ciudad, por lo que es considerada una de las fiestas religiosas más importantes de América Latina.

Pese al coronavirus, la Iglesia sostiene la convocatoria a sus fieles, lo que fue rechazado por los principales referentes de la administración pública de Salta.

El flamante ministro de Salud de la Provincia, Juan José Esteban, hizo una fuerte advertencia sobre el riesgo que esta concentración puede implicar para la población y para un sistema hospitalario ya complicado.

"Llamo a la ciudadanía a ser responsable y criteriosa para que la multiplicación de casos no siga en la provincia", dijo el funcionario, quien asumió el miércoles.

"Eso va muy a contramano de la necesidad de los salteños de evitar la circulación viral comunitaria", señaló Esteban sobre los feligreses que se habían reunido el domingo pasado en los alrededores de la Catedral, cuando se realizó una misa por el inicio de la novena del Milagro.

Pero el arzobispo de Salta, Mario Cargnello, no se amedrentó y hasta invitó a la procesión al gobernador Gustavo Sáenz y la intendenta Bettina Romero, quienes terminaron declinando el convite.

"Debemos evitar las aglomeraciones, debemos ser responsables, todos: sin excepciones... No considero que el cargo para el cual fui electa me brinde un privilegio frente al resto de los vecinos. Al contrario, todos sin privilegios, este año rezaremos desde casa", manifestó la intendenta de la capital provincial.

Mientras tanto, los casos de confirmados de coronavirus se multiplican geométricamente en la provincia, y con esta convocatoria la Iglesia Católica no parece ayudar.

Temas