-

-

Se viene el Año Nuevo judío y será por streaming por la pandemia

17 de septiembre de 2020

Las grandes reuniones familiares y las celebraciones religiosas presenciales quedaron suspendidas para festejar el Año Nuevo Judío, que empieza este viernes.

Se viene el 5781 en el calendario judío, pero la celebración del Año Nuevo, o Rosh Hashaná, quedó relegada al ámbito hogareño o virtual esta vez debido a la pandemia de coronavirus. Al menos en Argentina los oficios religiosos y las reuniones familiares será vía streaming o videollamada para evitar situaciones de riesgo.

"Va a ser extraño y nuevo porque la festividad de Rosh Hashaná y la conmemoración de Yom Kipur son momentos de encuentro comunitario, que incluso superan el sentido familiar, pero apostamos a que nos podamos reunir de manera presencial el próximo año", contó a Télam Daniel Goldman, rabino de la comunidad Bet El de Buenos Aires.

De acuerdo con el calendario judío, el año 5781 comenzará con la salida de la primera estrella el viernes 18 de septiembre, en coincidencia con shabat. La celebración durará dos días, hasta la tarde del 20, y poco más de una semana después será la conmemoración del Día del Perdón, o Yom Kipur.

"Rosh Hashaná conmemora la simbólica creación del mundo hace 5781 años y hace que nos preguntemos para qué estamos en este mundo y cuál es nuestra misión", expresó Goldman.

El trabajo espiritual suele estar acompañado por comidas familiares y festejos en comunidad, pero "por recomendación de los médicos de nuestra congregación decidimos hacer los servicios religiosos vía streaming", anticipó el rabino de Bet El de Buenos Aires.

Embed
https://www.facebook.com/BetElArgentina/posts/4677968455561566

Otros que se "mudaron" a la web fueron los de la organización educativa Limud, que realiza en los parques de la Ciudad de Buenos Aires un evento llamado "Rosh Hashaná Urbano" para incluir en el festejo de Año Nuevo a todas las vertientes religiosas o laicas del judaísmo y al público general.

"Nos gusta celebrar de forma abierta y darle un carácter de diversidad al festejo ya que el judaísmo no tiene una única forma de vivirse; ampliamos el abanico para que todos se sientan incluidos", indicó a Leonardo Naidorf, director de Limud.

En vez, las redes sociales del Rosh Hashaná Urbano, funcionarán como plataforma para que "los gastronómicos que estaban en la feria puedan tener más ventas y visibilidad, incluso muchos emprendimientos que surgieron en la pandemia".

Embed

Además se podrá ver contenido cultural en vivo por el canal de YouTube de la organización, un poco en reemplazo de las bandas y espectáculos que solían disfrutarse al aire libre en otras ediciones del evento.

Para Alex Schapiro, de Hashomer Hatzair Argentina, "el Año Nuevo y el Día del Perdón son las altas fiestas hebreas, son momentos de mucha festividad donde se remarca la cuestión comunitaria", y justamente "en estos momentos donde no podemos juntarnos hay que agudizar el ingenio, algo que caracteriza al pueblo judío".

Así es como este fin de semana habrá "talleres virtuales de amasado de jalá gula", el pan redondo trenzado característico de la celebración.

Tras los festejos del Año Nuevo judío, a los próximos 10 días hasta llegar al Día del Perdón (27 y 28 de septiembre) se los conoce como Yamim Noraim, donde según la mirada religiosa se llama a hacer una "introspección y reflexión", explicó Goldman.

"En Yom Kipur se conmemora el Día del Perdón; todos aquellos errores que hemos realizado durante el año y lo que hacemos es mediante la oración solicitar el perdón divino y humano", manifestó el rabino.

Por su parte Schapiro explicó que el 27 de septiembre "vamos a colaborar con la campaña solidaria de AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), porque uno de los principales mandatos de estas fiestas es reparar el mundo, para que el año que viene sea mejor".

"En este momento la contención pasa por charlar mucho con el otro, tratar de respetar los tiempos y de mantener los cuidados. También está bueno hacer una mirada crítica del mundo en que vivimos y valorar lo que tenemos alrededor", concluyó.

Para Naidorf la pandemia "planteó el desafío positivo de llegar a más gente", sobre todo en Año Nuevo. "Queremos que la celebración sea participativa porque por el aislamiento hay mucha gente que se siente sola", señaló.