-

-

-

El plan de la Ciudad para la vuelta de las clases en calles y plazas: los detalles

18 de septiembre de 2020

El jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta aseguró que "la prioridad número uno es la educación". Los tres ejes del plan que habilita la actividad educativa en plazas y calles.

Horacio Rodríguez Larreta dio detalles de la próxima etapa del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) por el coronavirus Covid-19 en la ciudad e insistió en el regreso a las clases en espacios públicos.

"Para nosotros la prioridad número uno es la educación", dijo este viernes el jefe de Gobierno porteño en conferencia de prensa, y detalló la forma en que se logró mantener parte del aprendizaje, pero luego remarcó que "no es lo mismo", ya que, la "socialización" también es importante.

"Los expertos con los que venimos trabajando nos enfatizan cada vez más que es necesario que, antes de que termine el año, algunos grupos en particular recuperen su vínculo con la escuela y con la rutina escolar", remarcó.

Rodríguez Larreta agregó: "Este próximo lunes hay una reunión entre los ministros de Salud y de Educación de Nación y Ciudad donde vamos a profundizar en estas propuestas. Yo estoy convencido de que, en base al diálogo, podemos ponernos de acuerdo para avanzar".

Regreso a clases

El plan de la Ciudad para retomar las clases

1. Apoyo escolar y talleres de lectura en el espacio público:

Está destinado a los 6.500 alumnos que la Ciudad identificó como aquellos que perdieron todo tipo de contacto con la escuela. El apoyo escolar se dará en plazas de la ciudad. Se habilitará una por barrio en un horario entre las 9 y 12. La capacidad será de un máximo de dos grupos de 10 estudiantes por parque, en turnos de una hora y 15 minutos. La actividad estará a cargo de personal docente e integrantes de la red de apoyo del ministerio de Educación.

Para los chicos del primer ciclo de primaria, que tienen menor grado de autonomía, se pensaron talleres de lectura en espacios públicos. Se llevarán adelante en coordinación con la cartera de Cultura y ONGs afines.

2 . La escuela en la calle

El segundo grupo al que apunta a la propuesta es a los estudiantes de quinto año, tanto de escuelas públicas como privadas, que están cerrando su escolaridad obligatoria. Para ellos, se contemplan clases dos veces por semana entre las 10 y las 12 con el mobiliario de las escuelas al aire libre y sin cortar calles de alta circulación, a cargo de la dirección de cada establecimiento. La dinámica será optativa y bajo un estricto protocolo: 1,5 metros de distanciamiento, alumnos con tapabocas, alcohol en gel y docentes con máscara.

En la Ciudad, hay 170 secundarias estatales y 349 privadas. De acuerdo al relevamiento oficial, el alcance total de la propuesta es de 30.502 alumnos, pero las privadas deben pedir permiso para que se habilite el espacio en las calles. Si bien casi una de cada tres escuelas están ubicadas en avenidas, el gobierno porteño considera que la mayoría tienen una calle lateral donde se podría realizar la actividad.

3. Espacios evaluativos para el nivel superior

La tercera propuesta apunta a los estudiantes del nivel superior, tanto en el sector estatal como privado, al borde terminar la carrera, que necesitan dar exámenes finales presenciales para insertarse laboralmente. Son adultos que están estudiando profesiones y oficios en industrias que hoy están habilitadas a funcionar como turismo, gastronomía o medios de comunicación. Para ellos se habilitarán espacios abiertos, aunque es un universo reducido, de apenas 1.782 alumnos.

Antes de la polémica por la coparticipación, el regreso a las aulas había sido uno de los principales contrapuntos entre Ciudad y Nación en la gestión de la pandemia. De hecho, Trotta, rechazó la primera propuesta porteña, que pretendía abrir las escuelas como espacios digitales para que los chicos más vulnerables se conectaran desde allí por considerar que no estaban dadas las condiciones epidemiológicas ni pedagógicas.

Temas