-

Después de 182 días, vuelven las misas en la Ciudad, pero con un máximo de 20 asistentes

18 de septiembre de 2020

En medio del plan de apertura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta lo confirmó este viernes. Los detalles.

Este viernes, Horacio Rodríguez Larreta anuncio una serie de nuevas aperturas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, tras la confirmación de la extensión de la cuarentena hasta el 11 de octubre. Entre ellas, figura el regreso de la celebración del culto religioso. A estos fines, desde el Gobierno de la Ciudad confirma que se deberá respetar un estricto protocolo, que consta de las siguientes normas:

  • Las celebraciones litúrgicas quedarán habilitadas con un máximo de 20 asistentes siempre que se cumpla con una ocupación de una persona cada 15 metros cuadrados en templos y/o establecimientos destinados a actividades religiosas.
  • Se sugiere mantener abierto el lugar de culto en días y horarios específicos para el rezo individual y la atención espiritual, además de los específicos de la celebración litúrgica.
  • En el templo solo podrán permanecer el ministro, una persona de limpieza y una persona en la entrada para controlar la cantidad de fieles, tanto en las celebraciones como en el rezo individual.
  • Sólo podrán habilitarse aquellos templos que cuenten con ventanas que permitan la circulación de aire, que deberán permanecer abiertas durante la celebración.
  • La asistencia espiritual individual se atenderá solo con turno.
  • No podrán permanecer dentro del lugar personas en situación de “espera a ser atendido”; en caso de que surgiera la necesidad de espera, deberán permanecer afuera hasta ser atendidos.
  • Las comunidades establecerán un sistema de turnos para las celebraciones, a fin de controlar mejor el flujo de asistentes y cumplir con el factor de ocupación y el tope máximo de personas presentes en el establecimiento.
  • Todos los asistentes deberán permanecer con tapabocas.
  • Al ingresar al templo se proveerá de alcohol en gel o alcohol al 70% para desinfección de manos.
  • El libro de rezo y cualquier otro elemento litúrgico será de uso individual, llevado por cada asistente.
  • No podrán tocarse las imágenes ni se pondrá agua bendita en las fuentes del templo.
  • Evitar el contacto personal con imágenes y con objetos.
  • Las puertas del templo deberán permanecer abiertas para permitir la ventilación durante las horas de funcionamiento.
  • Para la atención espiritual individual se deberá utilizar un espacio amplio, con ventanas, que permita la distancia mínima de 1,5 metro entre el ministro y el fiel, evitando salas pequeñas o despachos. El ministro deberá llevar máscara protectora facial además del tapaboca obligatorio y no habrá contacto físico entre las personas en ningún momento. Otra opción es el uso de mampara acrílica que separe al ministro del fiel.
  • Medidas de prevención en relación al personal y voluntarios, desinfección e higiene del ambiente y en espacios comunes y sanitarios.

Temas