El Palomar: la Justicia reconoce daño ambiental pero no lo clausura

19 de septiembre de 2020

La jueza Martina Forns realizó duras objeciones respecto del impacto acústico que produce el aeropuerto aunque supeditó la clausura a futuros estudios técnicos.

La Justicia Federal admitió que las mediciones de ruido del aeropuerto El Palomar superan los límites máximos admitidos por la Organización Mundial de la Salud y generan daño ambiental e impacto acústico en la población de la zona oeste del Conurbano bonaerense.

La resolución dictada por la jueza Martina Forns se dió en el marco de la causa que llevan adelante los vecinos de la zona oeste del Conurbano contra el uso comercial de la pista militar por parte de las aerolíneas Flybondi y JetSmart por el ruido y contaminación que sufren desde que la administración de Cambiemos permitió a dichas aerolíneas operar desde allí.

La magistrada no ordenó la clausura de los vuelos comerciales en El Palomar, sino que supeditó dicha decisión a futuros estudios técnicos. Al mismo tiempo realizó duras objeciones respecto del impacto acústico que produce el aeropuerto. En el corto plazo podría haber un fallo que disponga el cese de los vuelos de Flybondi y Jetsmart desde la pista militar.

Forns dictaminó que la actividad aeronáutica comercial en El Palomar viola y excede los estándares máximos que el organismo internacional de la salud estableció en sus Directrices de Ruido de 1999 (55 dBA Diurno) e incluso transgrede el limite máximo que la OMS dispuso en 2018 (45 dB Diurno), de esta manera quedó en evidencia la inviabilidad de continuar operando vuelos comerciales en la unidad militar del oeste del conurbano.

Mientras tanto, las últimas declaraciones del ministro de Transporte Mario Meoni arrojan señales respecto del futuro del conflicto. “Nosotros tenemos muchas objeciones respecto del funcionamiento del aeropuerto El Palomar”, manifestó recientemente.

Meoni ya expresó en varias ocasiones que “no es razonable que haya tres aeropuertos en el área metropolitana. El AMBA debe quedarse con dos aeropuertos”, razón por la cual el gobierno nacional mantuvo los planes de inversiones en Aeroparque y en Ezeiza.

Agregó que “para justificar el funcionamiento de tres aeropuertos, Buenos Aires debería registrar por lo menos el doble del actual volumen de viajeros, entre 27 y 28 millones de pasajeros por año, por lo cual el costo de sostener El Palomar no se justifica”.

En dicho sentido Meoni aclaró que las ciudades del mundo que tienen tres aeropuertos poseen un movimiento de pasajeros por año que duplica, triplica y hasta cuadriplica la cantidad de pasajeros aéreos que registra actualmente el AMBA. Así puso como ejemplo a Washington que tiene más de 50 millones de pasajeros (el doble) y a Nueva York y Paris, cada una con alrededor de 130 millones de pasajeros anuales por vía aérea (cuatro veces más que el Área Metropolitana de Buenos Aires).

Las declaraciones de Meoni y los planes de AA2000 recibieron un contundente respaldo y apoyo de los vecinos de Hurlingham, Tres de Febrero, Morón, San Martín y La Matanza que vienen reclamando hace más de dos años el cese de vuelos comerciales desde la Base Militar de El Palomar.