-

-

Alquileres dejan de estar congelados a fin de mes: inquilinos advierten que la situación "es gravísima"

23 de septiembre de 2020

El presidente de la Federación de Inquilinos Nacional, Gervasio Muñoz, aseguró que de no extenderse la medida hay 700 mil personas que pueden perder su hogar.

A pocos días del vencimiento del Decreto de Necesidad y Urgencia 320/2020, que congela el precio de alquileres y suspende los desalojos, los inquilinos navegan en la incertidumbre y reclaman la extensión de la medida, en el marco de la pandemia de coronavirus.

El presidente Alberto Fernández habló sobre la posibilidad de prorrogar la normativa, aunque esto no fue confirmado: "hay que esperar para tomar una decisión sobre los alquileres", y aseguró el que "lo que tienen que saber todos es que vamos a proteger a los sectores más débiles porque no es momento de castigarlos".

Por su parte, la diputada nacional Fernanda Vallejos presentó en la Cámara de Diputados un proyecto de ley para prolongar el congelamiento y la suspensión de desalojos hasta marzo del próximo año, una iniciativa que se suma a la presentada por la senadora María de los Ángeles Sacnun .

Por su parte, la entidad que nuclea a los corredores inmobiliarios de todo el país solicitó al Gobierno nacional que no extienda la medida hasta fin de año, a través de una carta abierta enviada a la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa.

El presidente de la Federación de Inquilinos Nacional y referente de Inquilinos Agrupados, Gervasio Muñoz, aseguró que la situación “es gravísima” y que se necesita una pronta resolución del tema por parte del Gobierno nacional, ya que son miles los argentinos que no saben qué pasará o dónde vivirán dentro de una semana.

“Tenés un sector que fue desalojado, a pesar de la prohibición, y tenés un sector endeudado, con deudas de 2 meses o más. Esos son 700.000 sobre 3,5 millones de hogares inquilinos. Ese sector, si no se extiende el decreto, el 1° de octubre queda en la calle. Además, en riesgo sus garantes o su recibo de sueldo (si aún lo tienen)”, explicó Muñoz a Ámbito Financiero, quien diferenció 3 grupos dentro de los inquilinos más perjudicados:

El tercer grupo, según dijo, es aquel al que “se le termina el contrato el 30 de septiembre porque usaron el DNU y el mercado inmobiliario les está proponiendo aumentos del 100 al 150% en el precio del alquiler para renovar”. Estas familias tienen un doble impedimento: “No pueden pagar esos aumentos, pero tampoco puede mudarse, porque no tienen $70.000 u $80.000 para ingresar a un nuevo departamento”.

Gervasio Muñoz reconoció que desde la agrupación que encabeza mantenían diálogo permanente con la ministra Bielsa pero que se rompió hace dos meses: “Desde que le planteamos a Bielsa que nos respondan si iban a extender o no el decreto, no nos recibió nunca más”, afirmó.

En tanto, si bien admitió que “hay indicios o rumores de que se va a extender”, destacó que tanto la medida como su comunicación deberían ser inmediatas: “no queda otra que extenderla porque sino va a ser un desastre lo que puede pasar en términos sociales. Pero, que lo anuncien un día antes, no evita ese desastre”.

Finalmente, caracterizó a dos tipos de propietarios: “Por un lado, está el que tiene una vivienda en alquiler y que hace un mes o dos que no cobra. Nosotros le planteamos al Gobierno que tiene que saldar esas deudas, así como hizo con el ATP, que haga un plan para desendeudar a los inquilinos y pagarles a los pequeños propietarios”.

Del otro lado, mencionó al “sector que tiene varias viviendas en alquiler y que tiene otra metodología mucho más violenta con los inquilinos, como cortarle los servicios, a pesar de que está prohibido”.

Temas