-

Aficionados y trabajadores de la náutica pidieron navegar en burbujas familiares en lanchas y barcos

04 de octubre de 2020

Hace 200 días que la actividad náutica está paralizada en AMBA. Este domingo una caravana de quince cuadras de largo pidió la apertura con protocolos del río.

Un grupo de aficionados a las actividades náuticas se movilizó en caravana con autos, barbijos y respetando el distanciamiento social para reclamar la reapertura de la actividad náutica con protocolos. Llevan casi 200 días sin navegar, las familias que viven de la actividad necesitan un ingreso digno y los marineros plantean que abriendo el río para miles de embarcaciones descomprimiría los parques de varias zonas de la Ciudad y el Conurbano para evitar contagios de coronavirus.

La caravana se extendió por unas quince cuadras por toda la zona norte del Conurbano. La manifestación fue pacífica, sin consignas violentas ni críticas contra el aislamiento decretado para frenar las consecuencias de la pandemia. "Lo único que queremos es volver al río. Trabajamos durante la semana y esperamos el sábado para dar un paseo en lancha con la familia. Se nos están pudriendo los cascos de los barcos porque ni siquiera podemos darle mantenimiento. Yo estoy de acuerdo con la cuarentena como medida sanitaria, pero si abrieron los bares y las plazas bien pueden abrir el río", dijo Catalina a minutouno.com una de los encargadas de la difusión del grupo.

El protocolo que elaboraron con especialistas plantea que cada grupo familiar puede navegar en su embarcación, las lanchas son bajadas por una máquina y el personal de la guardería náuticas no tiene contacto con quienes vayan al río. Los riesgos de contagio de coronavirus son mínimos.

"Apuntamos a poder salir a navegar con nuestra familia. Cada embarcación es como una burbuja sanitaria. No vamos a compartir nada con otra gente", agregó Héctor Libertad, otro de los portavoces del grupo.

Río - Caravana

En Posadas la nautica está permitida desde junio. El protocolo aprobado por la Municipalidad de la capital de Misiones determinó el uso obligatorio de barbijo casero por parte del personal de los clubes. Además, se exige que al ingreso todas las personas sean sometidas a la desinfección y al control de la temperatura correspondiente. Se determinó un máximo de tres personas en embarcaciones con capacidad para cuatro personas y un máximo de tres personas para aquellas cuya capacidad reglamentaria supere al número de cuatro navegantes. En relación con las motos de agua, estas solo serán tripuladas por una persona sin excepción.

En Rosario también buscan volver al río. "El protocolo en la navegación se da sólo, porque vos no podes no mantener una distancia entre embarcación y embarcación. Que me digan que el protocolo sean hoy diez personas, en una lancha que tiene capacidad para diez, y bueno que nos pongan capacidad para cinco. Y si el barco tiene capacidad para diez, que vayan cinco" resaltó el ingeniero Cacho Medone que fuera presidente del Club Náutico Sur.

Temas