-

-

El hockey y el patinaje sobre hielo, en peligro de extinción en Argentina: "Las pistas están fundidas"

Por: Luli Carossia
08 de octubre de 2020

Dos de las tres pistas más importantes en la Ciudad cerraron por la crisis. Desde las Federaciones expresan la preocupación y alertan por el futuro de estos deportes en el país.

El hockey y el patinaje sobre hielo están en peligro de extinción en Argentina. La crisis económica producto del receso por la pandemia de coronavirus golpeó de lleno a los dueños de las pistas y dos de las tres que se ubican en la Ciudad de Buenos Aires tuvieron que cerrar sus puertas de forma definitiva.

La Ciudad fue, durante años, la cuna de los deportes sobre hielo en Argentina donde, hasta la llegada de la pandemia, se realizaba más del 80 % de la actividad nacional de estos deportes.

Una de las pistas que anunció su cierre es Polarcity, ubicada en Av. Independencia al 4100, en el barrio porteño de Caballito; la otra es Alpina Skate, situada en Avenida Rivadavia al 7400, barrio de Flores.

Esta última fue inaugurada en el año 1986 y sus más de cuatrocientos metros cuadrados la convertían en la pista helada de mayor superficie y longitud de la Ciudad, albergando durante años a patinadores y jugadores de Federación Argentina de Hockey sobre Hielo (FAHH) y la Federación Argentina de Patinaje sobre Hielo (FAPH).

Durante la última temporada fue sede de 193 partidos oficiales: Torneo Apertura, Juegos UFEDEM, Torneo Clausura, Copa Honor y Respeto y Ladies Cup; y contó con 430 inscripciones de clubes porteños así como también de Buenos Aires, Ushuaia y Mar del Plata.

“Las pistas están fundidas”

Las pistas cerraron el 19 de marzo y ante la imposibilidad de reabrir los dueños tuvieron que apagar los motores: hoy en día las pistas no tienen hielo y las imágenes son desérticas. Representantes de la FAHH y la FAPH coinciden en que el panorama para el futuro del deporte es desolador.

alpina.jpg
Sin hielo: así luce hoy la pista de Alpina Skate

Sin hielo: así luce hoy la pista de Alpina Skate

Cerca de 500 patinadores y patinadoras compiten en el país de los cuales el 90% vive en la Ciudad o el Gran Buenos Aires. “Es un país con mucho talento para los deportes sobre hielo y venía una camada con muy buen nivel perspectiva para competir de forma internacional”, sostiene a minutouno.com Jorge Martín desde la FAPH, y con pesar agrega: “Las pistas están fundidas y sin el hilo estamos muertos. Estamos dejando a un montón de chicos sin sueños”.

En ese sentido, en un comunicado la FAPH informó que mantuvieron contacto con el Gobierno de la Ciudad en busca de una ayuda económica para solventar las deudas en caso de que la actividad se reanude y, si bien se mostraron dispuestos, todo quedó en palabras.

Allegado a Diego García Barthe –propietario de Alpina- Jorge Martín reveló que en la charla que mantuvieron “fue sincero y dijo que ya no podía mantener la pista”.

“Hace seis meses están cerrados, el hielo existe gracias una maquina que tiene que estar en funcionamiento. Para ponerlo en marcha hay que recomponer muchas cosas y, sin tener confirmada una apertura a corto plazo, es imposible. Ya no tiene ahorros y las deudas siguen llegando, sumado a que el panorama económico para el año que viene es terrible”, explica a este portal.

"A los más chicos se les vino el mundo abajo"

Los competidores, en tanto, se refieren a la situación con la angustia a flor de piel: “Cuando llegó el comunicado avisando que la pista iba a cerrar fue un shock, lo primero que pensamos fue que de esta forma se iba a extinguir el hockey sobre hielo en Argentina”, expresa Laio San Millán, actual jugador del ACEMHH (Asociación civil Escuela Metropolitana de Hockey sobre Hielo).

comunicado FAPH.jpg
El comunicado de la Federación Argentina de Patinaje sobre Hielo (FAPH)

El comunicado de la Federación Argentina de Patinaje sobre Hielo (FAPH)

San Millán comenzó a jugar en el 2007 con solo 9 años en “The Ice Planet”, pista que se ubicaba en Avellaneda. Cuando seis años después cerró, su entrenador lo llevó a Alpina. Desde entonces, participó en el Mundial Junior (2015), Panamericano IIHF (2016) y en el Minnesota Hockey Pro Camp en (2017).

A los más chicos del club se les vino el mundo abajo, estaban muy tristes, los padres nos contaban que no paraban de llorar”, cuenta y agrega que “la lucha más importante ahora es saber qué va a pasar, eso nos perturba. Seremos dos mil personas pero tenemos la misma incógnita: cómo vamos a seguir con practicando nuestro deporte”.

hockey niños
Hockey: Copa Honor y Respeto

Hockey: Copa Honor y Respeto

Por el momento, la única pista que permanecerá en funcionamiento es Winter, que tiene la particularidad de ser la más chica y no posee el equipamiento ni dimensiones para que se desarrollen partidos y competiciones.

Argentina podría perder su cupo a nivel internacional

patin.jpeg

La FAPH fue aceptada como miembro de la Unión Internacional de Patinaje sobre Hielo (ISU por sus siglas en inglés) y posee un cupo que también peligra: “Al no entrenar también está en riesgo nuestro lugar en las competencias. Somos los más reconocidos de Sudamérica incluso sin tener una pista olímpica. La realidad es que estamos muy mal, necesitamos que alguien nos escuche”, indicó Jorge Martín, miembro de la Federación de Patinaje sobre Hielo.

“A los más chicos les diría que no dejen de soñar, que tengan fe; a los más grandes que los ayuden y usen lo que aprendieron en el hielo: a ser buena gente. Unidos vamos a salir de esta”, expresa a modo de mensaje para todas las generaciones y niveles.

“A las autoridades pedirles que por favor que nos ayuden, nos escuchen, que nos permitan un protocolo y sé que lo podemos hacer, porque aunque seamos poquitos es un deporte muy lindo y sano, hay gente que entrena y patina por sus sueños, estamos haciendo un camino. Vamos a poner todo el esfuerzo en seguir”, finaliza.

La urgencia de un protocolo

Existen ocho clubes de hockey sobre hielo en el país: ACEMHH, Ovejas Negras, Winter, Hazard, MDQ, CHHL, Club Andino Ushuaia y Los Ñires, cada uno con seis jugadores en pista.

patín sobre hielo

La preparación de los protocolos en el hockey sobre hielo se propuso al igual que en todos los deportes grupales. “No se puede entrenar de forma individual porque una sola persona no puede pagar lo que cuesta alquilar la pista. Se habló de entrenamientos reducidos, con un mínimo de 15 personas para dividir los gastos, porque sino económicamente es imposible, impagable”, indica San Millán.

Jonathan Baña, jugador del Winter Club (WCHH) remarca que “Alpina era la pista donde se realizaban los eventos sociales y el único lugar donde se jugaban los torneos de la Federación”.

El mantenimiento de la pista es el gran inconveniente debido a los gastos que conlleva el proceso de generación del hielo y funcionamiento de los caños que pasan por debajo y que mantienen el frio de la superficie. Es un consumo diario de energía eléctrica que esto genera es excesivamente alto, y así lo es su costo.

“Somos muchos los que estamos esperando y desde marzo no podemos entrenar, aunque entendemos que hay prioridades”, indica Baña. Incluso, jugadores, entrenadores y alumnos pensaron en armar una cooperativa mantener la actividad con vida.

¿Cuánto cuesta practicar hockey y patín sobre hielo?

alpina patin.jpg

En el caso del hockey sobre hielo, para estar federados, los deportistas realizan un pago anual de 1.200 pesos. Sin embargo, los costos se engrandecen por derecho de pista, que ronda los 400 pesos y se abona por persona, por equipo y por partido. El mes de entrenamiento con una clase de una hora por semana ronda los 3 mil pesos.

“Lamentablemente en Argentina es caro porque lo es la cuota por entrenar, que va en base al costo del consumo de luz que genera mantener los motores de la pista prendidos las 24 horas”, cuenta el jugador San Millán.

A eso se le suman los equipos para el entrenamiento, como las protecciones que deben importarse porque no se fabrican a nivel nacional y cuyo costo está en dólares. “Muchos compramos el equipamiento usado por Internet, acá hay muy pocas casas que lo venden”, agrega Baña por su parte.

En patinaje la historia es similar y Jorge Martín coincide: “Hacemos mucho esfuerzo en una situación sin pandemia para mantener el deporte vivo. Todo es de forma particular: la compra de las mallas, nos patines, el vestuario para las competencias, y todo es importado. Hoy en día los patines tan ahí, colgados en el placard”.

Temas