-

-

Afirman que no hay razones para devaluar, pero advierten por nivel de reservas

01 de noviembre de 2020

Según la consultora económica, a mayor brecha cambiaria "más difícil es frenar la sangría de reservas y contener las presiones cambiarias" y por otra parte advierten que esta situación con el tipo de cambio provoca "más volatilidad e incertidumbre sobre el futuro de la economía y menos consumo e inversión".

En la última semana, el contado con liquidación retrocedió 18%, después de tres semanas de furia en la cual se había disparado 25%. En igual dirección, el dólar blue cedió 13%, después de haber saltado más de 30% en los primeros veinte días de octubre. De esta forma, ambas cotizaciones acumularon un alza de 4% y 20% en el último mes y de más de 100% en lo que va del año. Según un informe de Ecolatina esto demuestra "importantes señales de tensión".

Según la consultora, a pesar de que "los dólares paralelos no tienen un impacto significativo en la inflación, más allá de algunos bienes puntuales que puedan importarse con dólares propios, sí aumentan la percepción de que el tipo de cambio oficial está barato, invitando a comprar divisas a quien puede hacerlo".

También indicó Ecolatina en su informe que la brecha cambiaria "fomenta la subfacturación de exportaciones y la sobrefacturación de importaciones, reduciendo la oferta neta de divisas en el mercado oficial. En la misma línea, impulsan la compra de 'dólar ahorro', en la búsqueda por arbitrar con los mercados paralelos y obtener rendimientos atractivos".

La conclusión a la que arriba la consultora es que "a mayor brecha, más difícil es frenar la sangría de Reservas y contener las presiones cambiarias". A su vez esta situación presenta "más volatilidad e incertidumbre sobre el futuro de la economía y menos consumo e inversión". Para Ecolatina "será casi imposible reactivar la economía con una brecha de tres dígitos, y será casi imposible bajar esta brecha sin pagar algún costo".

En los últimos meses la demanda de dólares le ganó ampliamente a la oferta en el mercado oficial, según la consultora motivada por la falta de confianza. En respuesta, el Banco Central utilizó más de u$s1.600 millones de Reservas para contener a la divisa en septiembre -de los cuales u$s600 millones fueron en la segunda mitad, luego del endurecimiento de cepo- y más de u$s900 millones en octubre. Como resultado, las Reservas de libre disponibilidad perforaron 5.400u$s millones en la última semana, y alcanzaron un mínimo desde comienzos de 2016.

"Para peor, descontando los u$s4.000 millones de oro y los u$s2.400 millones de DEG´s encajados en el FMI, las preocupaciones se vuelven todavía más urgentes, obligando a la autoridad monetaria a usar otras fuentes" advierte Ecolatina.

En su análisis del escenario de aquí en adelante, la consultora advierte: "No es descabellado pensar en una devaluación del tipo de cambio oficial en los próximos meses. Es cierto que un salto del dólar oficial aceleraría la inflación y profundizaría todos los problemas que arrastra nuestra alicaída economía, a la par que demoraría la incipiente recuperación de la actividad luego del deterioro histórico que provocó la pandemia y la cuarentena. Sin embargo, no es menos cierto que las Reservas de libre disponibilidad están en mínimos desde 2016 y que, si no aparece una fuente adicional de dólares para 'quemar' en el mercado o la demanda de divisas no se relaja rápidamente -dos cosas que parecen poco probables-, un salto del tipo de cambio será inevitable".

En su informe, Ecolatina, sostiene: "El problema es que la devaluación no solo agravaría los problemas preexistentes, sino que, además, no garantiza frenar la corrida. En un contexto de Reservas tan bajas, el punto de equilibrio entre la oferta y la demanda de dólares es incierto, aun cuando el ajuste por precios sea significativo y no haya razones reales para seguir devaluando. Por lo tanto, una corrección del dólar oficial sin un plan que genere confianza es más parte del problema que de la solución. No obstante, si nada cambia es un desenlace que se terminará imponiendo, casi de manera inexorable".

La consultora también analizó escenarios alternativos: "Otra opción sería un nuevo endurecimiento del cepo, en la búsqueda por achicar todavía más la demanda de dólares en el mercado oficial. Los resultados registrados desde el último refuerzo del control de cambios fueron bastante negativos: la brecha saltó y la sangría de Reservas se atenuó en el margen. A la vez, seguir fortaleciendo las restricciones trabaría todavía más el normal funcionamiento de la actividad productiva, minando el consumo y la inversión. Por último, y no menor, si no hubiera cambios de fondo, es probable que la misma situación se repita dentro de un par de meses".

Por ende sostienen que "una devaluación agravaría los problemas, pero extremar el cepo también: un círculo vicioso, del cual parece imposible salir por arriba a esta altura. Alcanzado este punto, vale remarcar algunos cambios recientes".

En las políticas a nivel monetario, Ecolatina destaca las licitaciones en pesos del Tesoro en donde se ofrecieron instrumentos dollar linked y ajustados por inflación -CER-, más la devolución de adelantos transitorios por casi $100.000 millones y que reducen parte de la liquidez de la plaza. Sin embargo, sostienen, "considerando que la autoridad monetaria le giró más de $1.600.000 millones al Palacio de Hacienda en lo que va de año, este cambio no alcanza".

"La exitosa subasta de instrumentos atados a la cotización del dólar oficial busca hacer del defecto virtud. Las colocaciones de títulos dollar linked casi duplicaron a la de los que ajustan por inflación, señalando que el mercado no espera un desdoblamiento cambiario -que abarque alguna operación comercial- ni que una parte significativa de las importaciones de bienes se realicen con dólares propios, es decir, que el tipo de cambio paralelo determine costos de reposición. En cualquiera de estos casos, la inflación se aceleraría, pero el tipo de cambio oficial no aumentaría. En cambio, el buen resultado marca que una parte importante del mercado aguarda un movimiento del dólar oficial" analizó en su Informe Ecolatina las señales del mercado en la buena colocación de títulos atados al dólar linked.

Por otro lado, advierte, "los recientes y sucesivos aumentos de la tasa de pases pasivos del Banco Central intentan apuntalar las colocaciones en pesos de las entidades financieras y que una parte de esta mejora se traslade al rendimiento de los plazos fijos, algo que todavía no se observó. Aunque esta decisión llega tarde y en dosis muy acotadas, al menos va en la dirección correcta. Dicho esto, nunca es recomendable hacer ajustes poco relevantes, pero muy frecuentes, porque se genera una expectativa de suba en el mercado y se posponen muchas operaciones; por lo tanto, suele ser más recomendable endurecer la política monetaria de una sola vez en el momento de mayor impacto".

"El mercado cambiario se encuentra al filo de la navaja: si la demanda de divisas no cede en el corto plazo, un salto del dólar podría ser tan costoso como inevitable. Luego de la reestructuración de la deuda, el gobierno sacrificó demasiadas Reservas en un contexto de elevada liquidez, apostando a una mejora de la confianza casi “mágica”, que lamentablemente no llegó. En octubre, licitaciones del Tesoro y aumento de la tasa de interés de pases mediante, se adoptaron algunas medidas que buscaban achicar el exceso de oferta de pesos actual. Sin embargo, estos cambios llegaron tarde y en magnitudes acotadas. El tiempo corre y el poder de fuego del Banco Central sigue agotándose. No hay razones para devaluar; tampoco Reservas para contener una corrida", concluyó Ecolatina.

Temas