-

-

¿Por qué en EE.UU. un candidato puede convertirse en Presidente con menos votos que su contrincante?

03 de noviembre de 2020

En 2016 Trump obtuvo 3 millones de votos menos que Hillary Clinton pero al ganar en estados clave logró imponerse en el Colegio Electoral.

Todos los sondeos de opinión pronostican una victoria del candidato opositor, el ex vicepresidente Joe Biden, y su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, tanto por el voto popular como en el Colegio Electoral, que es el que vale legalmente. ¿Por qué esta diferencia? Es que el sistema electoral estadounidense guarda una particular que puede sorprender a muchos argentinos: El candidato más votado a nivel nacional puede no terminar convirtiéndose en presidente y sí su contrincante con menos votos populares.

Es que se trata de una votación indirecta en la que los votantes en rigor no están eligiendo al próximo presidente de los Estados Unidos sino a los integrantes del Colegio Electoral que son los que realmente definirán el nombre del nuevo ocupante de la Casa Blanca.

Cada Estado aporta una cierta cantidad de electores al Colegio Electoral que es proporcional a la cantidad de habitantes. Sin embargo los electores no se reparten de manera proporcional según los resultados de las elecciones. Así, si un candidato vence a su contrincante por 1 solo voto se llevará todos los electores de ese Estado al Colegio Electoral.

Solo los Estados de Nebraska y Maine reparten sus electores de manera proporcional a partir del resultado de la votación popular.

El Colegio Electoral está compuesto por 538 electores y para convertirse en Presidente un candidato debe obtener la mitad más uno de los votos electorales totales, o sea 270 votos.

Por eso las campañas presidenciales suelen concentrarse en estados como Texas, Florida y Nueva York que reúnen un total de 96 electores.

El caso más reciente de esta particularidad del sistema electoral estadounidense es el de las elecciones de 2016 cuando Donald Trump obtuvo 3 millones de votos menos que su contrincante Hillary Clinton. Lo mismo sucedió en 2000 cuando George W. Bush hijo se convirtió en presidente con menos votos populares que su contrincante.

De hecho se puede ser presidente de los Estados Unidos sin un solo voto en 39 de los 50 estados pero ganando, aunque sea por un solo voto, en los 11 mayores estados del país.

Temas