04 de noviembre de 2020

Si bien es poco factible, los expertos no descartan un empate en las elecciones en Estados Unidos.

Si bien es una situación poco factible, nadie desestima que pueda darse un empate en el Colegio Electoral. En este caso, el Congreso de los Estados Unidos sería el que definiría al presidente y al vicepresidente.

De esta manera, la Cámara de Representantes sería la encargada de elegir al presidente, mientras que el Senado haría lo propio con el vicepresidente.

En este caso, el partido que lleva a Donald Trump como candidato tienen mayoría, ya que a pesar de que los demócratas cuentan con más miembros en la Cámara baja, los republicanos controlan más estados (26 por 23 de los demócratas, District of Columbia queda fuera). Aunque la decisión la tomarán los electos en las mismas elecciones. Esto podría demorar al ganador.

De darse el empate en las elecciones en Estados Unidos, y en caso de que para marzo del próximo año la Cámara de Representantes no haya designado al presidente, el vicepresidente tomaría el poder.

En caso de tampoco haber un vicepresidente, el lugar del mandatario lo ocuparía el presidente de la Cámara de Representantes.