-

-

Brasil: descartan que un hombre haya muerto por la vacuna del Covid-19

10 de noviembre de 2020

Tras el deceso hubo que suspender la fase 3 del desarrollo de la vacuna Coronavac en San Pablo, una de las zonas de Brasil más afectadas por la pandemia.

Las autoridades sanitarias de San Pablo, uno de los estados de Brasil más afectados por la pandemia de coronavirus, informaron este martes que la muerte de un hombre que había recibido una dosis de la vacuna Coronavac, del laboratorio privado chino Sinovac, se produjo por motivos no vinculados al estudio que se realiza en el país. Tras el deceso hubo que suspender la fase 3 del estudio, de la que participan 10.000 personas.

Desde el Instituto Butantan de San Pablo, que articula el ensayo con la vacuna de Sinovac, se informó este martes que el voluntario murió por factores ajenos a la inmunización, 25 días después de haber recibido la inyección.

"Es imposible que la causa sea vinculada a la vacuna o al placebo administrado. Eso fue informado y aclarado", afirmó en una conferencia de prensa el titular del Instituto Butantan, Dimas Covas, quien repudió la decisión de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) de suspender el estudio por la muerte del hombre involucrado.

La señal estatal TV Cultura y la cadena CNN Brasil informaron que el hombre se había quitado la vida.

Tras su deceso, explicó luego Covas, ANVISA recibió el 6 de noviembre el reporte correspondiente con los detalles del caso, como ocurre habitualmente cuando sucede algún "efecto adverso grave" en el desarrollo local de la vacuna contra el coronavirus, según explicó Covas.

La respuesta del ente regulador, que depende del Gobierno federal, lfue suspender el estudio del laboratorio privado chino en Brasil aunque el país ya tiene un acuerdo de compra de 46 millones de dosis por parte del estado de San Pablo por US$ 90 millones.

"La solución a esta decisión es reiniciar los ensayos rápidamente, ya que fueron ofrecidos todos los detalles del caso en forma minuciosa conforme los procedimientos. Estamos perplejos y con indignación", dijo Covas al hablar con los medios en la sede del Instituto Butantan.

"Esta decisión provoca dolor y sufrimiento a las familias y a los otros voluntarios, son más de 10.000", afirmó Covas sobre la situación que fue motivo de festejo para el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien afirmó tras la suspensión que él había ganado su disputa sobre la vacuna china con Joao Doria, gobernador de San Pablo.

Doria, que está en campaña para lograr su reelección, impulsa la obligatoriedad de la vacuna del coronavirus una vez que esté lista y aprobada.

"Muerte, invalidez, anomalía. Esta es la vacuna que Doria quería obligar a los paulistanos a tomar. El Presidente dijo que la vacuna jamás podría ser obligatoria. Una más que gana Bolsonaro", escribió el presidente de Brasil, en tercera persona, en un comentario a una seguidora en Facebook.

Por su parte desde Sinovac afirmaron estar "confiados en la seguridad de la vacuna" en un comunicado en el que se informó que el incidente en cuestión no tenía "relación" con la vacuna del coronavirus, informó AFP.

Temas