-

-

"Se van a quedar sin fútbol": advertencia a los rosarinos por la concentración de hinchas en las previas

10 de noviembre de 2020

El ministro de Seguridad de Santa Fe apuntó contra Newell's y Rosario Central y advirtió que "o se ponen a la altura o se quedan sin fútbol".

A raíz de las recientes concentraciones de hinchas que se registraron en las previas a los partidos en los que Newell's y Rosario Central hicieron de local en la Copa de la Liga Profesional de Fútbol, el ministerio de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, lanzó una fuerte advertencia para ambos clubes.

“Si Newell’s y Rosario Central no cumplen, se van a quedar sin fútbol”, aseguró Sain, en relación a que los fanáticos no están respetando las medidas de prevención y protocolos, en el marco de la pandemia del coronavirus.

El funcionario santafesino se refirió a la concentración de hinchas de Central el lunes de la anterior semana en el Parque Alem, contiguo al Gigante de Arroyito, donde hicieron la "previa" del partido que le ganaron a Godoy Cruz. Los “canallas” aparecieron con muy pocos barbijos y escasa distancia social.

Del mismo modo, el pasado domingo, los hinchas de Newell's fueron a apoyar a su equipo en la previa del partido que perdieron con Boca Juniors. Hubo una caravana de autos que terminó con una aglomeración en el Parque Independencia, donde también hubo muy poca distancia social y ausencia de tapabocas.

En este sentido, Sain sostuvo que los clubes de la provincia no le "van a doblar la mano" a esta gestión, y advirtió: "O se ponen a la altura o se quedan sin fútbol".

“Sentimos que los dirigentes de los clubes santafesinos del fútbol de Primera no están a la altura de las circunstancias", expresó el ministro al referirse a los episodios registrados en el inicio de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol. Sostuvo además que los clubes de la provincia "estaban acostumbrados a que el Estado no se le pare de manos”.

Respecto de las razones por las que la fuerza policial no intervino en estos hechos, el ministro de Seguridad remarcó que "es muy difícil cuando hay una sociedad o algunos sectores sociales tan desapegados de ciertas normas, como para suplir esa condición con la presencia policial".

"Si en este contexto hubiéramos interpuesto el accionar policial de la guardia de infantería, habríamos incurrido en un problema de mayor envergadura del que realmente ocurrió", concluyó Sain.