-

-

Imputan a policías salteños por vejaciones, lesiones agravadas y maltrato a mujeres trans

19 de noviembre de 2020

Una fiscal salteña imputó a tres efectivos policiales de la capital de Salta luego de que dos lesionara a las mujeres y un tercero se nagara a tomar la denuncia de las víctimas.

La fiscal penal de Derechos Humanos, Verónica Simesen de Bielke, imputó este jueves a dos policías salteños a por vejaciones calificadas por el uso de la violencia y lesiones leves agravadas por el odio a la orientación sexual, y a un tercer efectivo por incumplimiento de los deberes de funcionario público, en perjuicio de dos mujeres transgénero.

Los efectivos policiales María Fernanda Coz y José María Jaramillo, con revista en la Comisaría 2 de la capital salteña, quedaron acusados de los delitos de vejaciones calificadas por el uso de la violencia y lesiones leves agravadas por el odio a la orientación sexual, en concurso ideal y en calidad de autores.

En tanto, otro efectivo identificado como José Ariel Paz, con revista en la misma seccional, fue imputado por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Según el decreto de imputación, Coz y Jaramillo detuvieron a dos mujeres durante un acto de servicio y ejercieron un uso abusivo de violencia, lo que causó lesiones en el cuerpo de las detenidas, al tiempo que se burlaron de su condición de mujeres transgénero. Por su parte, Paz se negó, sin justificativo alguno, a tomarle a las damnificadas la denuncia de lo sucedido, en la misma comisaría.

La intervención de la Fiscalía Penal de Derechos Humanos se registró a partir de la remisión del acta de control de legalidad por parte del Juzgado de Garantías 3, de fecha 1 de noviembre de 2019 y en relación a lo declarado por una de las víctimas, quien manifestó que fue maltratada por el personal policial al momento de su detención. La víctima explicó que los policías le arrojaron gas pimienta y le propinaron golpes en todo el cuerpo.

Además, fue remitida otra acta de control de legalidad, en la que la otra víctima sostuvo que, ese mismo día, cerca de las 9, fue detenida en inmediaciones de calle Ituzaingó, entre La Rioja y San Luis, en la ciudad de Salta, y que sufrió maltratos por parte del personal interviniente, además de resultar con lesiones en el antebrazo derecho, las que fueron constatadas.

Las víctimas radicaron una denuncia ante la Oficina de Violencia Familiar y de Género, contra Coz y Jaramillo, debido a que en la comisaría no se lo permitieron y les dijeron que debían esperar al médico legal. Ante esta situación, otra amiga le tomó fotos y se las mandó a la entonces directora del Observatorio de Violencia contra las Mujeres, Pía Ceballos, y recién entonces le tomaron la denuncia.

Las víctimas también relataron que los policías no les decían nada y que solo se reían entre ellos cada vez que preguntaban por el médico, que jamás las atendió, y aseguraron que las tuvieron en la Comisaría solo para “verduguearlas”, mientras que el trato cambió recién al llegar Ceballos al lugar.