-

-

Compró una bicicleta tándem para pasear con su amigo no vidente pero se la robaron

20 de noviembre de 2020

El triste hecho ocurrió esta semana en Córdoba, donde la familia busca ahora el vehículo de dos ruedas que un escultur adquirió con gran esfuerzo.

El escultor Raúl Ortiz forjó una gran amistad con Pablo, uno de los jóvenes que se acercó al taller de artesanía en piedra del Centro Cultural Hamlet Lima Quintana, en La Calera (Cordoba), quien pretendía aprender el ancestral oficio de quienes tallan la piedra.

Pablo es no vidente y, a pesar de las restricciones que impuso la pandemia de coronavirus, profesor y alumno siguieron en contacto. En una de las tantas conversaciones a la distancia, surgió la importancia de la bicicleta como experiencia de libertad y movimiento.

Así, Raúl decidió comprar una bicicleta, una Tándem, para poder viajar con su amigo ciego, y se prestaba a los más chicos para que se divirtieran, con la condición de que se la devuelvan en buenas condiciones.

“El domingo mi papá va a un mercado al barrio Dumesnil y una señora le pregunta si le presta la bicicleta para unos chicos. Él accedió”, detalló Belén, hija de Raúl, pero "cuando mi papá termina sus compras, busca a la persona para retirar su bicicleta y le dicen que un sobrino se la había llevado".

“Mi papá no tiene ningún sobrino que viva en La Calera. Como tuvo hace un tiempo un Accidente Cerebro Vascular (ACV), se olvida algunas cosas. Así que rápidamente hicimos la denuncia en la delegación”, explicó la hija al diario La Voz. Es decir, le habían robado la bici.

“Mi papá hizo mucho esfuerzo para comprarla. Mi hermana lo ayudó porque trabaja en un comercio de venta de motos y bicicletas”, dijo Belén, y concluyó al mencionado medio: “Ahora está un poco triste por lo ocurrido pero no pierde las esperanzas de recuperarla”.