5 tintos perfectos para el asado hasta 400 pesos

24 de noviembre de 2020

La lista de vinos económicos a elegir para acompañar una carne a la parrilla, dándose un gusto y gastando poco.

Pintó un asado y, haciendo las cuentas, la misión del FMI te obliga a recalcular los gastos. Entre lo que se te va en carne y lo que tenés que poner en el vino, si no es una vaquita entre veinte no sale la movida. Pero cuidado: eso porque no estás eligiendo bien los vinos. La carne, la dejamos a tu criterio, y que te inspire Jelinek.

Pero para las botellas, ahí tenemos paladar entrenado en detectar el biribiri de los buenos tintos de raza para el asado. Así es que antes de pedirle a Guzmán para renegocie el presupuesto para el asado, anotate estos 5 vinos y date un gusto gastando poco.

vino tinto

Los Primos Cabernet Sauvignon 2019,$210. Bodega Bianchi acaba de lanzar estos vinos. Y como sucede con muchas marcas cuando son nuevas, los vinos están más afilados que anzuelo nuevo. Dejate convencer por el sabor frutal de este Cabernet sanrafaelino –cuna de los buenos Cabernet– y andá prendiendo el fuego.

Pacheco Pereda Cabernet Sauvignon 2019, $210. Lo tomó tu viejo con tu abuelo y ahora lo vas a compartir vos con ellos. Tinto elaborado en Mendoza, para su nivel de precio es una joyita más bien tímida en aromas, pero que brilla en la quijada con el carácter de la variedad. Anotalo. Porque de seguir así se lo vas a recomendar a tu hijo para que no tenga que elegir entre el tinto y la res.

Chamuyo Malbec 2019, $300. Nada que ver, este tinto de chamuyo no tiene nada. Más bien te canta la justa en materia de sabor, con un perfil frutado en mermeladas y una boca tan llena de sabor como de verdades. Que no te engañen las apariencias. Ya verás.

Phebus Malbec 2018, $350. Clásico poco conocido, Bodega Fabre Montmayou ofrece en Phebus una versión amigable a la cartera de la dama y el bolsillo del caballero. Carnoso y de boca frugal, encenderá tu asado con un guiño profundo.

Texto Súbito Malbec-Cabernet Franc 2019, $380. De las marcas nuevas de la góndola, esta al menos tiene el espíritu salvador del WhatsApp que te cae de sopetón y te invita a un asado. Cumplí con la invitación y llevalo: ofrece fruta pura y dura, con un paladar jugoso y ceñido como un chupín.