Yamil Santoro denunció a Alberto Fernández por lo ocurrido en Casa Rosada

26 de noviembre de 2020

Los incidentes de esta tarde durante el velatorio de Diego Maradona en la casa de Gobierno despertaron la indignación de muchos, y pusieron a trabajar a algunos.

Yamil Santoro presentó este jueves una denuncia junto a Antonio Aimar Fratamico, de la Fundación Apolo Bases para el Cambio, en la que acusó al presidente Alberto Fernández de "la posible comisión de conductas tipificadas en los arts. 248 y 205 del Código Penal" tras los eventos ocurridos durante la jornada en inmediaciones de la Casa Rosada, donde se realizó la capilla ardiente para Diego Maradona.

El razonamiento de Santoro y Aimar Fratamico fue que "el denunciado ofreció las instalaciones de la Casa Rosada a la familia de Diego Armando Maradona para que se realizara en dicho edificio público el velatorio del fallecido futbolista" en momentos en que "la actual situación sanitaria que atraviesa la Ciudad de Buenos Aires ha obligado a las autoridades nacionales a establecer el Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio (DISPO)", una situación que exige "fundamentalmente, una determinada distancia física entre los individuos y la utilización de barbijos".

"La realización de un velatorio de concurrencia masiva en la Casa Rosada, Plaza de Mayo y sus inmediaciones resultaba, ya antes de la convocatoria, una actividad incompatible con el Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio (DISPO). Esta previsión resulta inexcusable para cualquier persona que conozca la cultura argentina, su relación con el fútbol, las barras bravas y demás elementos marginales que rodean eventos populares de estas características. Y más aún para quienes tienen responsabilidades de gobierno", señalaron los denunciantes.

El razonamiento, obvio para ellos pero que no tenía más sustento que una nota periodística, les llevó a escribir que "como era de esperar, la convocatoria en cuestión ha significado una vulneración masiva del Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio. Y, además, ha vulnerado el principio de igualdad ante la ley (art. 16 de la Constitución Nacional) al conferir a la familia del destacado futbolista un trato diferente, en materia de velatorios, que el que recibe –normas sanitarias mediante- cualquier otra familia argentina que sufre el fallecimiento de un ser querido".