Muerte de Maradona: peritarán las computadoras de los médicos investigados

14 de diciembre de 2020

En el marco de la investigación por la muerte de Diego, buscarán información en tablets y computadoras de Leopoldo Luque y Agustina Cosachov.

Tras el peritaje a los cuatro teléfonos celulares secuestrados al médico Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov, los dos médicos investigados por la muerte de Diego Armando Maradona, mañana martes comenzará la investigación sobre las seis computadoras y tablets que les fueron secuestradas por la Justicia a los involucrados.

El peritaje será a las 9 en la sede de la Policía Judicial que depende de la Procuración General bonaerense, en avenida 13 número 1667 de La Plata.

La herramienta tecnológica que tienen en la Fiscalía General de San Isidro es el UFED (Dispositivo Universal de Extracción Forense, según sus siglas en inglés), un aparato que permite extraer de un celular, una tablet o cualquier otro dispositivo toda la información almacenada de la memoria o de las tarjetas SIM para su análisis forense.

Quienes viajarán a La Plata para controlar la cadena de custodia y la apertura de los sobres con los aparatos, serán el fiscal general adjunto de San Isidro, Cosme Iribarren, y la fiscal de Benavídez, Laura Capra.

Buscaremos todo archivo, documento y correo electrónico referido al tratamiento de Maradona para complementar lo que encontremos en los celulares”, dijo a Télam uno de los investigadores judiciales.

También podrán asistir a la diligencia los abogados de las partes: Julio Rivas, defensor de Luque; el de Cosachov, Vadim Mischanchuk; y el abogado Mario Baudry, quien representa como particular damnificado al hijo menor de Maradona, Dieguito Fernando.

La autopsia determinó que el "10" murió como consecuencia de un "edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada" y descubrieron en su corazón una "miocardiopatía dilatada".

La investigación del equipo de fiscales, integrado por Capra, Iribarren y Patricio Ferrari, y creado por decisión del fiscal general de San Isidro, John Broyad, se centra en tres ejes principales: si hubo negligencia médica y por lo tanto un eventual "homicidio culposo", quién tuvo responsabilidades sobre ese posible delito y si la muerte de Maradona se pudo haber evitado.