16 de diciembre de 2020

Aseguró que la Justicia ejerce violencia de género sobre sus nietas y ella. El hombre fue detenido por quebrar la perimetral que restringe su acercamiento a la familia de Carolina Aló.

"María Esther Gallardo, la madre de Fabián Tablado, explicó que su hijo "no violó la perimetral porque era por 45 días y él no tiene la culpa de la pandemia" por la que se ralentizó el proceso legal para levantar la orden de restricción.

Habla la madre del femicida Fabián Tablado: "Mi hijo no violó la perimetral"

En una comunicación con C5N la madre de Tablado aseguró que el hombre "solamente un día sacó a sus hijas a tomar un helado", y entonces fue cuando lo vieron por la calle a 170 metros de donde trabaja Edgardo, el padre de Carolina Aló.

"Si el señor Aló trabaja a tres cuadras de mi casa, sinceramente no sabía. Porque si hubiera sabido ni siquiera se hubiera acercado, pero no sabía", aseguró la mujer en la puerta de la fiscalía de Tigre donde Tablado se presentó este miércoles a responder por las imágenes que se difundieron de él y sus hijas a una cuadra y media de la Dirección Nacional de Migraciones de Tigre, donde trabaja Edgardo Aló.

Si el señor Aló trabaja a tres cuadras de mi casa, sinceramente no sabía Si el señor Aló trabaja a tres cuadras de mi casa, sinceramente no sabía

La mujer insistió en que su hijo no intentó amedrentar al padre de Carolina Aló sino que "fue a llevar a sus hijas a tomar un helado" en lo que fue la primera visita que las menores tuvieron con su padre desde que se declaró la pandemia. "Una horita tuvieron nada más", aseguró.

Con los ecos del femicidio de Carolina Aló, a quien Tablado asesinó de 113 puñaladas en 1996, la mujer sostuvo que "por supuesto que está arrepentido" por el crimen que cometió y afirmó: "Le pedí que se cambie el nombre y apellido, y si es posible que desaparezca de todos lados".

"Estuve tratando de convencerlo, porque él estaba esperando a que le saquen la pulsera para irse a vivir lejos. Porque así tampoco va a poder vivir más porque ya tiene el karma de haber estado preso porque hizo semejante cosa", insistió la mujer.

Para Gallardo lo que ocurre por estos días es una condena social "injusta" que cae sobre su hijo. "Por mis cuatro hijos juro que nunca jamás pensó en nada. Jamás ni siquiera hemos recordado", aseguró la mujer sobre la coincidencia de que Tablado estuviese a 170 metros de Aló padre.

Yo no le enseñé a matar a mi hijo, estoy muy arrepentida Yo no le enseñé a matar a mi hijo, estoy muy arrepentida

"Yo si fuera por mí le diría que se ponga de rodillas ante Aló y le pida perdón por lo que hice. Yo no le enseñé a matar, estoy muy arrepentida", afirmó la mujer.

"A Aló le pido mil perdones, pero yo no me merezco esta violencia de género que hace 26 años que están haciendo conmigo. Yo estoy viva porque Dios es grande, nada más. Porque para mí no es fácil ver que se lo llevan de la nada a mi hijo con mentiras", disparó sobre el episodio en el que volvieron a detener a Tablado.

"Mi hijo está trabajando en casa, pinta cuadros, hace aviones y marcos, y los vende por internet. Es lo único que hace en todo el día", contó Gallardo.

Hace 10 meses que Tablado fue enviado a su casa familiar en Tigre con tobillera electrónica para su monitoreo y una orden de restricción para alejarlo de los Aló. Aún no tiene el permiso legal para ver a sus hijas, que son fruto de una relación que terminó con una denuncia por violencia de género de parte de la madre de las niñas.

A Aló le pido mil perdones, pero yo no me merezco esta violencia de género que hace 26 años que están haciendo conmigo A Aló le pido mil perdones, pero yo no me merezco esta violencia de género que hace 26 años que están haciendo conmigo

"El permiso se lo estaba haciendo ahora un abogado para poder ver a sus hijas. Él cometió el error de que como las extrañaba tanto les dijo 'vamos una horita a tomar un helado'. La abuela las trajo y a la hora las venía a buscar. Pero iba con las nenas de la mano", insistió Gallardo, que también reforzó que su familia no sabía que Aló trabajaba cerca de su casa.

"No sabía que no podía andar por ahí. Yo voy a caminar todos los días por la costa y jamás lo vi por ahí", señaló la mujer.

Gallardo explicó que la orden de restricción "vencía a los 45 días, pero pasó la pandemia" y que su hijo "ni siquiera tenía que tener pulsera", y acusó al juez de damnificar a sus nietas al no dejarlas visitar a Tablado. "¿Eso no es violencia de género contra la niñez? Que le prohíban ver a su padre", señaló.

¿Eso no es violencia de género contra la niñez? Que les prohíban a mis nietas ver a su padre ¿Eso no es violencia de género contra la niñez? Que les prohíban a mis nietas ver a su padre

"El señor Aló me quiere ver muerta, pero no lo va a conseguir", arremetió Gallardo antes de afirmar que su hijo y Susana vallejo, la madre de las mellizas, "tienen buena relación, se llevan bien, no hay ningún problema" y que "

"Yo creo en el cambio. No es fácil para él, estuvo 26 anos preso y las cárceles no solucionan los problemas, a veces lo agravan", sentenció la mujer. Pero Tablado, explicó su madre, "el tiene la contención de sus padres, hermanos, tíos" para rearmar su vida aunque ella le pidió "que se vaya lejos porque siempre le van a encontrar alguna cosita".

La condena social "en este momento es injusta", según Gallardo, porque "tendría que haber otra pena, o haberlo condenado de otra manera".

Tendría que haber otra pena, o haberlo condenado de otra manera, pero mi hijo cumplió a rajatabla todos esos años Tendría que haber otra pena, o haberlo condenado de otra manera, pero mi hijo cumplió a rajatabla todos esos años

"Pero mi hijo cumplió a rajatabla todos esos años, me parece que ya está, y sino que cambien las leyes", sentenció.

La pena de 26 años y seis meses se desglosa en 24 por el femicidio de Carolina Aló y 2 y medio por la violencia de género ejercida contra Vallejo y su madre. Esa pena vencce en 2022, y por eso se aplicaron las restricciones y la tobillera, explicó Paulo Kablan.

Temas