26 de diciembre de 2020

Tras entregarse su hijo, el hombre que estuvo preso habló en exclusiva con C5N. "No somos delincuentes, no quisimos matar a nadie", aseguró sobre el episodio en que el joven de 21 años atropelló y mató a Isaac, de 4 años.

Rubén Papadopulus, papá del joven de 21 años que atropelló y mató al nene de 4 años en Flores, habló por primera vez tras haber estado 5 días preso por la causa ya que el auto está a su nombre. En la puerta de la Alcaldía 14, en Palermo, donde está alojado Ricardo, Rubén pidió disculpas a la familia de la víctima y defendió a su hijo. "Fue un accidente de tránsito, mi hijo no salió a robar y mató sino que estaba manejando y tuvo la mala suerte de atropellar a un angelito de Dios", dijo el hombre a C5N.

Embed

Después de permanecer prófugo durante ocho días, Ricardo Emanuel Papadopulos se entregó este vienes. No tenía registro de conductor y trascendió que fue rechazado luego del test psicológico. Al respecto, su padre dijo que había ido a sacarlo pero no se lo habían otorgado y dijo desconocer el motivo.

El hombre aseguró que "el accidente podría haberse evitado" y reconoció que su hijo "estaba un poco excedido de velocidad" pero señaló que "el accidente se produjo porque le quitó la visión el camión con acoplado que cruzó con el semáforo en rojo". También resaltó que no había temporizador en el semáforo de esa esquina. "Están los video que lo puede ver todo el mundo. No voy a acusar a nadie porque eso lo va a determinar la justicia y Dios", afirmó.

Sobre cómo se enteró de la noticia, Rubén contó: "Tuve un llamado de mi hijo diciendo que tuvo un accidente, estaba muy shockeado. No volví a hablar y después me enteré por la televisión. Decidí presentarme en la policía porque soy el dueño del auto". No quiso responder acerca de si había declarado que él conducía, para desligar a su hijo del accidente.

"Jamás voy a decir que mi hijo tiene que ir preso porque esto fue un accidente de tránsito. Todos los días hay accidentes de tránsito. Nos tocó esta desgracias pero acá estamos, nos presentamos ante la justicia", afirmó y aclaró que el joven estuvo prófugo tantos días porque estaba shockeado: "Sufre de pánico. No tuvo la cabeza fresca. A mi se me vino el mundo abajo, no se que le pasó por la mente a él pero no pensaba con claridad".

Además, dijo no conocer a la persona con quien estaba en el auto. "No lo conozco. Mi hijo no se cubrió la cara. No es de tomar alcohol ni de consumir droga. Somos personas de bien, cristianos, evangélicos. No somos ningunos delincuentes", aseguró.

Sobre el final se dirigió a la familia de la víctima."No hablé antes por respeto a ellos. Queremos lo mejor para esta familia. Se que esta pasando un momento muy crítico, muy duro y para lo que esté a nuestro alcance pueden contar con nosotros. Somos cristianos y no quisimos matar a nadie".

Ricardo Emanuel Papadopulos se entregó al mediodía del día de Navidad, tras ser acordada entre su abogado y las autoridades del juzgado a cargo de la causa. Dijo a la prensa que le pedía “perdón” a la familia de Isaac. También admitió que era él quien estaba al volante del Volkswagen Golf GTI blanco que el jueves 17 de diciembre atropelló al niño y a su madre en el cruce de la avenida Directorio con San Pedrito, en el barrio porteño de Flores. La madre del niño sigue internada en el hospital Piñero. Está fuera de peligro, pero con serias secuelas psicológicas.

Temas